La confluencia de Podemos e Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga va a pedir, mediante una moción presentada a la Comisión Plenaria de Movilidad, que el alcalde “dé marcha atrás en la implantación de la zona azul en el barrio de Huelin y en calle La Unión y que, subsidiariamente, incluya como un criterio decisivo entre los indicadores fijados para valorar la decisión a tomar tras el periodo de prueba, la realización de una consulta social a los vecinos y vecinas de las barriadas afectadas por la medida.

El concejal portavoz de la confluencia, Eduardo Zorrilla, critica que “a pesar de la intensa movilización de los vecinos de las barriadas de Huelin y Cruz del Humilladero contra la implantación unilateral y sin consenso previo de la zona azul en diversas calles de sus barrios el alcalde no da marcha atrás. Muy al contrario, al principio de esta semana ha iniciado lo que denominan un periodo de prueba”.

Zorrilla censura “la implantación del SARE se ha hecho sin consenso con los comerciantes y hosteleros, la evidencia de que es una medida errónea la vemos claramente en que la utilización durante lo que va de periodo de pruebas es ínfima, lo que refuerza que el afán es más recaudatorio que de regular el estacionamiento en beneficio de residentes y comerciantes”.

El representante vecinal de Huelin, Nacho Romera, denuncia que “tras un mes de prueba el barrio es la imagen de la desolación, con calles vacías a diario. Los sábados por la mañana en día de mercado las calles vacías y los comerciantes acumulando pérdidas. El alcalde miente cuando dice que hay consenso con los vecinos, se han inventado una triquiñuela con el periodo de prueba y se está realizando publicidad engañosa con la petición de la tarjeta de residentes. Vamos a seguir saliendo a la calle, este viernes una vez más, ya que perseguimos el bienestar de todos los vecinos”.

El integrante de la A.VV. Torrijos, Paco Moya, explica que “estamos observando que el SARE no funciona, tanto vecinos como comerciantes tienen más dificultad para aparcar y se está privatizando la vía pública, ya que en esos lugares antes se podía aparcar sin pagar. Los comercios nos trasladan que está bajando su nivel de ventas y queremos dejar claro que en ningún momento ha habido consenso vecinal para la implantación”.

El representante de la A.VV. La Cooperación, de Cruz del Humilladero, Antonio Vega, apunta que “hasta en tres ocasiones le hemos trasladado a SMASSA y al concejal de Movilidad que no queremos la zona azul, reclamamos que haya diálogo y que se nos pregunta para tenernos en cuenta acerca de qué tipo de movilidad queremos en nuestro barrio. SMASSA es una empresa con participación privada y no defiende la movilidad que necesitamos, lo que busca es aumentar sus beneficios”.