La capital malagueña bajó este martes su tasa de incidencia acumulada hasta los 463,6 casos positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, un indicador que ha continuado en descenso durante toda la semana. Tras la última actualización de la Consejería de Salud, esa tasa ha disminuido hasta los 373,9 casos. Al situarse, por primera vez desde el 18 de enero, por debajo de los 500 casos, la capital se prepara para levantar el cierre perimetral y desbloquear la movilidad hacia otros municipios no confinados. Esto se hará realidad 24 horas antes de lo previsto, y es que el Comité Territorial de Alerta de Salud Pública reunido esta tarde como cada jueves (exceptuando la semana pasada) , para analizar el estado epidemiológico de todos los municipios de la provincia de Málaga ha adelantando la entrada en vigor de las nuevas medidas a las 00.00 horas de este viernes, 19 de febrero, en lugar del sábado, como venía siendo habitual. En el caso de la capital, al mantenerse por debajo de los 500 casos, este comité ha confirmado el levantamiento del cierre perimetral.

Umbrales epidemiológicos

Hasta ahora, los municipios andaluces cuentan con dos puntos de referencia para que la Junta active ciertas restricciones, o de movilidad, con los cierres perimetrales, o bien de actividad, con el cese de hostelería y todos los negocios no esenciales.

Esos dos puntos son, en realidad, dos umbrales epidemiológicos que atañen a la tasa de incidencia acumulada de una localidad en los últimos 14 días, esto es, el número de casos positivos detectados por cada 100.000 habitantes en esas últimas dos semanas. Por tanto, la Junta establece dos tasas límites que, en caso de sobrepasarse, activan las medidas restictivas:

En los municipios que superen la tasa de 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, se establece el confinamiento perimetral, esto quiere decir, que los ciudadanos de esa localidad no podrán desplazarse a otros municipios salvo por causas debidamente justificadas como acudir al puesto de trabajo, a un centro sanitario o, por ejemplo, para cuidar a personas mayores y dependientes, entre otras.

Si la incidencia continúa subiendo y llega a superar los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, además del cierre perimetral, cesa toda la actividad no esencial, incluyendo hostelería y ciertos comercios.

La autoridad encargada de vigilar estos cambios es, como se referenciaba anteriormente, el Comité Territorial de Alerta de Salud Pública, presidido por el delegado de Salud en Málaga, Carlos Bautista. Este comité se reúne cada jueves para consultar la incidencia acumulada de los municipios y actualizar las restricciones, que entran en vigor en la medianoche de los sábados y que se mantienen vigentes durante siete días. Anteriormente, esta autoridad se reunía lunes y jueves, para que las medidas entrasen en vigor miércoles y sábados, con una duración de 14 días. El ejecutivo andaluz redujo estas medidas el 10 de febrero.

Diferencia entre incidencia acumulada y casos diarios

La tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días es un indicador de riesgo que permite ver la evolución de la pandemia y que, por tanto, se emplea para determinar el riesgo de transmisión en un territorio. Es precisamente uno de los valores que se examinan escrupulosamente para detectar la tendencia en los contagios y establecer la estrategia.

Este dato no debe confundirse con el número de contagios diarios que arroja el parte de la Consejería de Salud, que muestra el número de positivos detectados en las últimas 24 horas, aunque también se pueden consultar los acumulados en la última semana. Este dato condiciona la tasa de incidencia acumulada pero no es el que rige directamente la activación o desactivación de las medidas restrictivas.