El proyecto Málaga Green Logistics Park, impulsado por el fondo alemán Aquila Capital en el terreno ocupado por las naves de la antigua Bacardí, cuenta con una inversión de 40 millones de euros y permitirá tener operativa para finales de 2023 la que se convertirá en la mayor superficie logística de Málaga, con más de 45.000 metros cuadrados de naves en régimen de alquiler. Los trabajos de demolición de las instalaciones de Bacardí arrancarán de forma casi inmediata, antes de verano, y las obras de edificación del nuevo centro se prolongarán por espacio de 18-20 meses.

La iniciativa ha sido presentada este jueves por el representante comercial de Aquila Capital, Luis Poch, y por el director de Logística Industrial de la consultora Savills Aguirre Newman, Vicente Bernabé, que han asesorado la adquisición de los 79.000 metros cuadrados de suelo de parte de los terrenos de Bacardí por parte del fondo alemán, como ya se anunció el pasado mes de marzo. El empleo que genere este centro dependerá de la naturaleza de los operadores, aunque se estima que como mínimo superará el centenar de personas.

Ambos han explicado que la licencia de demolición de las antiguas naves está prácticamente disponible, mientras que la licencia de obra mayor para construir el futuro centro logísitico está en trámite, al disponer desde finales del pasado año ya de las medidas correctoras contra la inundabilidad requeridas por la Junta de Andalucía.

La nave contará con estructura de hormigón de hasta 12 metros de altura libre con amplias playas de maniobra y un gran número de muelles de carga, con un ratio de uno cada 600 metros.

23

Visita a la antigua fábrica Bacardí de Málaga, comprada por Aquila Capital Álex Zea

Ya hay contactos con operadores nacionales y extranjeros interesados en ubicarse en este nuevo enclave logístico, algunos sin presencia actual en Málaga y otros ya presentes en la ciudad aunque pensando en trasladarse a unas instalaciones que, según sus promotores ofrecerán unos estándares de calidad y sostenibilidad que, ahora mismo, no tienen comparación en el actual mercado. Málaga Green Logistics Park representará un incremento del 20,1% sobre la superficie logística existente en la ciudad, y permitirá alcanzar los 277.000 metros cuadrados. Según Savills Aguirre Newman, la disponibilidad de naves logísticas en Málaga es de apenas un 2%, unas cifras críticas antes "una demanda cerciente de espacio de almacenaje y distribución en crecimiento por impulso del e-commerce". El proyecto representará sobre el stock logístico de la ciudad un 17,33 % de la superficie.

"Hay una necesidad imperiosa de nuevos espacios, teniendo en cuenta la nula disponibilidad de navez y la escasez de suelos. Los nuevos hábitos de consumo han hecho además que identifiquemos un gran interés por parte de los operadores", ha comentado Poch, que ha preferido, sin embargo no dar nombres de los posibles interesados al estar todavía la fase de comercialización en una fase "muy temprana". Se está abierto tanto a destinar los 45.000 metros cuadrados a un gran operador como a parcelar espacios a partir de los 10.000 metros, siempre en alquileres de larga duración.

Sí ha comentado que los sectores más interesados son los de retailer, operadores de paquetería de última milla, gran distribución o usuarios finales. También han destacado la excelente ubicación de los terrenos, ubicado en el polígono de Santa Teresa, en la malla urbana, y con conexiones el centro de la ciudad tanto por la avenida Ortega y Gasset o la avenida Azucarera-Interlhorce, que permite llegar al paseo marítimo. Tiene conexiones a la autovía A-7, a la M-20 y a la M-21, y está muy próximo a los puntos de entrada y salida de mercancía del puerto y al aeropuerto.

"Es una ubicación muy versátil que posibilita tanto repartos en bicicleta hacia la ciudad como el acceso de los camiones en dos minutos a vías rápidas. De esta forma, podemos ir tanto a modelo de big box para distribución regional o provincial como a reparto de última milla", ha comentado Bernabé. A su juicio, este proyecto "generará nuevos puestos de trabajo y ayudará a cubrir parte de la demanda viva de superficies logísticas creciente en Málaga como hub logístico para toda la Costa y que actualmente no encuentra espacio de estos tamaños".

El activo es el primero transaccionado dentro del proceso de venta de las propiedades de Bacardí en Málaga que Savills Aguirre Newman lleva en exclusiva y que incluye, además, un suelo en desarrollo de uso logístico de 170.000 metros cuadrados y el emblemático Cortijo Bacardí, una edificación levantada por frailes franciscanos entre los siglos XVII y XVIII con 20.000 metros de uso terciario. El proceso de venta de estos dos activos sigue abierto.