Para este viaje no hacían falta alforjas, parece estimar la Comisión de Sanidad de la Asociación de Vecinos del Palo, que considera que la reciente propuesta de la Junta de Andalucía de ampliar el Centro de Salud del Palo e instalar un CARE «se podría haber hecho hace seis años puesto que es el mismo solar y la misma ley» y de este modo, «se hubiese ganado en la atención a los usuarios y se hubiese ahorrado el tiempo empleado».

Es una de las conclusiones de esta comisión vecinal, nacida justo hace seis años y que acaba de hacer pública una memoria de actividades, desde que en 2015 detectó la «grave situación» por la que atravesaba el masificado y veterano centro de salud del barrio.

Protesta delante del Ayuntamiento de Málaga en marzo de este año L. O.

Los vecinos consideran que han llegado a la meta gracias al esfuerzo de la propia asociación y «todas las organizaciones y vecinos en general que día a día han reclamado con fuerza que esta obra se realizara».

La reclamación se evidenció en estos seis años, detalla la memoria, en forma de recogida de firmas, reuniones con los trabajadores y responsables del centro, protestas en la vía pública y encuentros con todos los partidos y responsables políticos, pero también se materializó con un proyecto de ampliación del centro, presentado en 2016 por la Asociación de Vecinos del Palo y en el que colaboraron dos arquitectos.

Esta propuesta, por cierto, incluía las sugerencias que aportaron los trabajadores del centro.

Reunión de la comisión vecinal con la delegada de la Junta de Andalucía, Patricia Navarra el pasado mes de mayo. L. O.

La comisión vecinal de Sanidad achaca todos estos años de retraso a lo que considera la «deficiente gestión» y «negligencia» del Ayuntamiento de Málaga, que, al no haber presentado en este tiempo «una propuesta clara», ha obligado a la Junta a tomar «una decisión en solitario».

En este sentido, los vecinos lamentan el «inmovilismo» del Consistorio al negarse a ceder la parcela contigua al centro de salud del Palo, ocupada por una comisaría de Policía Local. «Hubiera sido mucho mejor haber trasladado la Policía a otro emplazamiento y construir un edificio de desarrollo en baja altura (incluso con la posibilidad de que la Policía hubiera ocupado una parte de la planta baja si no hubiera alternativa)», señalan en las conclusiones.

La comisión también lamenta que el alcalde, Francisco de la Torre, no volviera a reunirse con ellos desde el último encuentro, en mayo de 2020.

La negativa a ceder la parcela obligó a la Junta a construir dentro de la pastilla del centro de salud. A este respecto, Pepe Juárez, uno de los miembros de la Comisión de Sanidad, mostró ayer su preocupación porque este nuevo centro ‘en altura’ -sin determinar aún las plantas- sea «una aberración urbanística» y pidió que se haga un estudio de detalle para que se «forme una unidad» con la parcela de la Policía. Mientras se ejecutan las futuras obras, explicó a este diario, el centro de salud del Palo funcionará en el edificio de la UMA de la avenida de la Estación, un inmueble que, por cierto, tras ese uso sanitario los vecinos quieren ver convertido en el nuevo Centro Cívico del Distrito Este.

La lucha vecinal, como se ve, continuará.