La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, en Málaga, ha denunciado la escasez de fisioterapeutas en el Servicio Andaluz de Salud, que cuenta actualmente con 187 profesionales de esta categoría en los centros sanitarios y hospitales de la provincia, lo que se traduce en uno por cada nueve mil habitantes, y ha reivindicado la necesidad de incorporar a más profesionales.

Las cifras en Málaga están muy alejadas de la ratio recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece un fisioterapeuta por cada mil habitantes, según la cual el SAS necesitaría incorporar 1.496 profesionales más en la provincia.

Con motivo del Día Mundial de la Fisioterapia, que se celebra este 8 de septiembre, CSIF ha subrayado el papel fundamental que desarrollan estos profesionales en los procesos de recuperación y de tratamiento de enfermos crónicos, mejorando notablemente la calidad de vida de los pacientes.

Así lo ha defendido el responsable del sector de Sanidad de CSIF Málaga, Juan Pedro Ruiz, que ha señalado que “para los pacientes con dolor crónico la fisioterapia muchas veces es el único tratamiento posible, y en nuestro sistema público de salud es prácticamente imposible garantizar una atención a tiempo, sencillamente porque no hay profesionales suficientes”.

“Además, cuando el paciente llega a la consulta de fisioterapia lo hace tras haber pasado mucho tiempo de demora, con dolencias que han empeorado al no tratarse y cuyo tratamiento es ya más complejo y costoso, y tiene que ser derivado a otros servicios, como cirugía. Muchos tratamientos se podrían minimizar y muchas operaciones se podrían evitar si el paciente recibiera atención fisioterapéutica a tiempo”, ha explicado.

En este sentido, CSIF califica como “insuficiente” la oferta de 80 puestos (14 de promoción interna y 66 de acceso libre) en el concurso-oposición convocado este mismo año por el SAS para cubrir plazas básicas vacantes en desarrollo de las Ofertas de Empleo Público para 2018, 2019, 2020 y 2021 en Andalucía.

El responsable sindical ha destacado igualmente la labor “tan importante” que desarrollan estos profesionales para el tratamiento de pacientes con Covid, “y, sin embargo, la contratación de fisioterapeutas por parte del SAS ha sido nula desde que estalló la pandemia”. Ruiz ha subrayado que “tanto para fisioterapia respiratoria en pacientes ingresados en las UCI, como para la rehabilitación de secuelas, respiratorias o cardiocirculatorias, en pacientes que han superado la enfermedad, la labor de estos profesionales resulta fundamental”.

“Si antes ya existía un importante déficit de profesionales de esta categoría, ahora, más de un año y medio después de que estallara la pandemia, la necesidad de aumentar las plantillas es mucho mayor”, ha denunciado el responsable de CSIF Sanidad Málaga, “todo ello sin valorarse aún el alcance de la covid persistente en la población, que se estima afecta a entre un 10% y un 15% de las personas contagiadas”.

La Central Sindical ha denunciado que esta escasez de fisioterapeutas genera grandes demoras en la atención sanitaria, retrasos injustificables en la aplicación de tratamientos y saturación en centros de salud, provocando que, en muchas ocasiones, las personas usuarias tengan que recurrir a la sanidad privada.

En Andalucía se necesitan unos 7.000 profesionales más para aproximarse a la ratio recomendada por la OMS. Ahora mismo hay poco más de 800 profesionales, al nivel de países como Namibia (155 para una población de 2,4 millones) y a años luz de Alemania o Francia, a pesar del papel fundamental que juegan en el tratamiento de los pacientes con Covid-19 y del fuerte incremento de la demanda de sus servicios, que es patente desde hace años.

CSIF ha defendido la necesidad de potenciar la fisioterapia, tanto en atención hospitalaria como en primaria, dotándola de mayores recursos, y especialmente de profesionales, al tiempo que ha puesto en valor la labor de estos trabajadores en especialidades como por ejemplo la neonatología, así como en el abordaje de situaciones como la incontinencia urinaria o las alteraciones de la deglución.