Sierra Bermeja, que recibe ese nombre por el color rojizo, "bermejo" que le otorga la roca peridotita que la conforma, arde sin descanso desde la pasada noche, con un perímetro afectado que supera las 2.000 hectáreas.

Este gran incendio, difícil de doblegar debido a los fuertes y cambiantes vientos, junto a la humedad y las altas temperaturas, ha atravesado la sierra de forma transversal, empezando en Genalguacil y Jubrique en la vertiente norte hasta los municipios de Estepona y Benahavís, a las faldas de la montaña en la zona sur.

Afortunadamente, según explica la Plataforma Sierra Bermeja Parque Nacional, el fuego no ha llegado a adentrarse en el Paraje Natural de Los Reales -y tampoco ha amenazado al recién nombrado Parque Nacional Sierra de las Nieves, situado a pocos kilómetros- pero aún así sigue teniendo una gran afección medioambiental ya que toda la montaña está calificada como Zona de Especial Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000, una red de áreas de conservación de espacios naturales más importantes en la Unión Europea.

"Está afectando, por tanto, a un espacio que para la legislación europea es la zona de más importancia que contempla", explica Javier Martos, coportavoz de la plataforma e informático especializado en cartografía digital y análisis de satélite.

187

Un incendio en Sierra Bermeja provoca el desalojo de 500 personas Álex Zea

El fuego contra el que aún siguen luchando los bomberos del Infoca está afectando a una flora especialmente singular, con una de las mayores densidades de plantas endémicas de la península, es decir, que solo pueden encontrarse en ese ecosistema natural concreto. Entre sus endemismos se encuentran flores como la Crepis bermejana o la Armeria colorata o la Centaurea haenseleri.

Según Martos, ahí se incluyen los pinsapos que, a diferencia de los que crecen en la Sierra de las Nieves o en Grazalema, los de Sierra Bermeja se han adaptado a la peridotita y nacen muy cerca de la Costa del Sol y de la influencia mediterránea, a pesar de que este tipo de abeto es más proclive a los climas fríos de las zonas boreales. En sus palabras, "es de una singularidad extraordinaria, es único en el mundo".

Asimismo, en este ecosistema natural también están presente los pinares serpentinicolas, esto es, pinos que solo crecen en la roca peridotita. "Ese tipo de pinares es el que se ha incendiado", apostilla Javier Martos.

En cuanto a la fauna, la plataforma define a Sierra Bermeja como un "punto caliente" para la biodiversidad, con 13 invertebrados endémicos identificados, 10 especies de anfibios en el área de Sierra Bermeja y su entorno, y 20 especies de reptiles, 17 de las cuales están protegidas y 4 incluidas en la Directiva de Hábitats. Existen al menos 36 especies de mamíferos, de las que 18 protegidas. Son comunes el jabalí, la cabra montés y el corzo y, además, destaca la nutria euroasiática, presente en los ríos que bajan del norte al sur de Sierra Bermeja, como el río Padrón y el río Castor.

Zona propensa a los incendios

El coportavoz de la Plataforma Sierra Bermeja Parque Nacional, Javier Martos, sostiene que el preciado entorno natural de Sierra Bermeja es proclive a sufrir incendios, de hecho, alude a un estudio que realizó junto a José Gómez Zotano, catedrático de Geografía en la Universidad de Granada, en el que concluyeron que cada seis años las llamas asolan esta montaña.

"Se han estudiando los incendios forestales que ha habido en esta zona entre 1975 y 2018 y se repite un gran incendio forestal en Sierra Bermeja cada seis años, con lo cual es una zona que se incendia mucho. Estamos hablando de una recurrencia temporal altísima", señala Javier Martos, que denuncia un déficit de agentes forestales en la zona.

"Eso la plataforma lleva mucho tiempo alertándolo, que es uno de los puntos calientes de Andalucía donde más incendios hay, y requiere de recursos para su protección, ya no solo por la importancia del sitio sino porque ha habido que activar el nivel 1 por lo que ha habido que desalojar a más de 600 personas", añade Martos.