Los medios aéreos han empezado con las claras del día a operar de nuevo en el incendio de Sierra Bermeja, que sigue asolando una gran extensión de terreno forestal.

Desde la Consejería de Desarrollo Sostenible, en su cuenta de Twitter han destacado que la labor aérea opera "tras una intensa noche de trabajo de los medios terrestres".

Además, desde el Infoca también han señalado que ha vuelto a tratarse de una "noche intensa en todos los frentes", aunque han agregado que han trabajado con "mejores condiciones en líneas generales en todo el perímetro". En estos momentos, según han explicado, los esfuerzos se dirigen a contener el flanco Este y su avance hacia Casares y Monte Duque. No obstante, por ahora no hay riesgo de desalojo.

"Es la zona más activa y es la que más humo está generando, pero que afecte a poblaciones no hay riesgo inminente. Tendrían que cambiar mucho las condiciones, que en un incendio como este, todo puede pasar y llegado el caso adoptaríamos las medidas preventivas adecuadas. Ahora mismo estamos trabajando con todos los medios pesados en esa zona", ha añadido Juan Sánchez, director del centro operativo regional del Infoca.

Mientras tanto se produce la reunión técnica en la que se determinará la estrategia para acabar con el fuego que se declaró en la noche del miércoles y que ha provocado desalojar a seis municipios y que arrasa ya más de 7.780 hectáreas.

La jornada de este domingo se elevó a el número de afectados de Jubrique, Genalguacil, Faraján, Pujerra, Alpandeire y Júzcar tras complicarse por el paveseo, es decir, el material incandescente procedente del primer incendio que provocó un nuevo frente en Jubrique.

Así, el total de evacuados por este incendio "inédito", con 85 kilómetros de perímetro y que ha quemado ya 7.780 hectáreas, se elevó durante el día a 2.670 personas pero un millar de Estepona y Benahavís pueden ya volver a sus casas, bajo vigilancia de los bomberos del Consorcio Provincial de Málaga. El grueso de los evacuados en el resto de las localidades están en Ronda y también en municipios como Algatocín, Cortes de la Frontera o Benarrabá.

En Jubrique han sido 320 los desalojados, 300 del núcleo principal --este domingo-- que se suman a los ya evacuados días atrás del Charco Azul (16) y La Monarda (4). En el caso de Genalguacil se ha desalojado a 250 personas del núcleo principal, 261 de Faraján, 263 de Alpandeire, 214 de Júzcar y 308 de Pujerra.

Todos los desalojos se han producido de forma anticipada y con las máximas medidas de seguridad, de acuerdo al Plan de Contingencia diseñado y, según la Junta de Andalucía, los alcaldes de estas seis poblaciones habían sido prealertados y han estado informados en todo momento del minuto a minuto del operativo.

El subdirector del Centro Operativo Regional (COR) del Infoca, Alejandro García, informó durante la mañana desde el Puesto de Mando Avanzado, en Estepona, de los cambios que se produjeron durante la noche y en las primeras horas del día, lamentando que pese al buen trabajo realizado durante la madrugada la pavesa fue una "circunstancia sobrevenida: es algo posible pero no previsible y ha generado un nuevo incendio".

En sus declaraciones, García aludió a la "potencia y fuerza inusitada" de este fuego respecto a los "que estamos acostumbrados a ver en nuestro país". De hecho, debido a la irrupción de la pavesa y la generación de un nuevo incendio en Jubrique se solicitó la activación de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que desde mediodía está trabajando en el terreno y que cuenta con 260 efectivos del II Batallón de Intervención en Emergencias.

En la noche del domingo, el director del COR del Infoca, Juan Sánchez, aseguró que se trata del incendio "más complejo que hemos conocido los servicio de extinción de incendios forestales en los últimos tiempos". También ha lamentado que las predicciones meteorológicas "han fallado continuamente algo que para nosotros es clave: la velocidad y dirección del viento".