La actuación urbanística para semipeatonalizar el eje de Carretería-Álamos comienza a estar cada vez más cerca, a tenor de las declaraciones efectuadas a este periódico por el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López. La Junta exigió la realización de catas o sondeos arqueológicos previos a las obras a ejecutar en la calle en siete puntos de interés, tras analizar los resultados del georradar que impulsó Urbanismo. Ya se ha realizado el primero, a la altura de la Tribuna de los Pobres. Urbanismo informa de que no se ha detectado ningún hallazgo significativo más allá de lo que ya mostró en su día el georradar, por lo que el comienzo de la primera fase de la obra, que actuará entre la Tribuna de los Pobres y Postigo de Arance, se producirá, «si los tiempos y las estimaciones que tenemos se cumplen, a lo largo del mes de octubre».

La intervención en la calle Carretería será ejecutada por la UTE Acsa Obras e Infraestructuras SAU-Hormigones Asfálticos Andaluces SA por 3,82 millones de euros. El plazo es de 18 meses y se trata, sobre todo, de una semipeatonalización de toda la vía, reduciendo drásticamente el tráfico rodado.

La Junta estudió los informes del georradar en febrero y marzo de este año. Ya entonces Urbanismo afirmaba que no se había localizado nada significativo más allá de lo que ya se conocía. Se elaboró el estudio con datos en 3D.

La decisión de la Delegación Territorial de Cultura fue de este tenor: «Mantener la actual protección arqueológica existente en el área de obras por no haberse agotado su secuencia arqueológica en toda la superficie durante la presente actividad y conservarse in situ los restos arqueológicos. Por ello, y de cara a futuras actuaciones, cualquier proyecto de obra deberá estar sujeto a la realización de la actividad arqueológica preventiva de excavación con sondeos de diagnosis en los tramos del uno al siete, y control arqueológico del movimiento de tierras en el resto de superficie afectada por las obras».

En el tramo entre la Tribuna de los Pobres y Postigo de Arance se encontró con el georradar una estructura posiblemente perteneciente a la muralla musulmana; en el segundo, hasta Molino del Aceite, un muro; en el tercero, que va a Ollerías, en los números impares, restos de hornos con cronologías que van desde la época romana a la musulmana y el reflejo de un posible muro; en el cuatro, hasta Mariblanca, una «posible estructura profunda»; en el cinco, hasta Tejón y Rodríguez y Ollerías con Mariblanca-Cárcer (los cruces), estructuras de hornos, otra que coincide con la Puerta de Buenaventura y un tercer elemento en Dos Aceras; en el tramo seis se hallan balsas o piletas y, hasta La Merced-Alcazabilla, un posible paleocanal o antigua depresión hipogénica.

«Antes de empezar, y tras revisar el informe del georradar, Cultura nos dijo que debíamos hacer sondeos arqueológicos en varias ubicaciones, divididos en una serie de etapas. Ya hemos hecho el primero de los sondeos, que coincide con la que será primera fase de la obra. Hemos terminado. No hemos hallado nada que no contemplase el informe del georradar. Lo hemos comunicado a la Junta para que nos autorice ya la primera fase de la obra, que es la que afecta a la Tribuna de los Pobres y Postigo de Arance. La previsión que tenemos es que si los tiempos se cumplen, para octubre empezaremos las obras de la primera fase de Carretería», dijo López.

Se actuará sobre 10.000 metros cuadrados. Se reducirá el tráfico, que quedará restringido a residentes y vehículos autorizados mediante control de videovigilancia. Además, se mejora la red peatonal restando espacio a los coches, de forma que se crea una plataforma única de preferencia peatonal (zona 20), reduciendo el ancho de la calzada y mejorando la accesibilidad. Se reservan aparcamientos para residentes. Crece la superficie ajardinada y se plantan nuevos árboles de alineación.

La Tribuna de los Pobres va a sufrir una importante restauración, recuperando, de hecho, sus elementos originales.

Hay otra fase de la obra, que es una intervención idéntica en la calle Álamos. La obra salió a concurso el pasado 14 de julio por 1,74 millones de euros con un plazo previsto de ejecución de 10 meses, según informó en su día la Concejalía de Urbanismo.