Tres personas han sido detenidas en Mijas y Fuengirola en una operación que ha permitido interceptar en el Atlántico un velero con dos toneladas y media de cocaína que ha sido trasladado al puerto de Vigo. Entre los arrestados se encuentra el líder de la organización, un holandés de 54 años que vivía en un chalé de lujo de Mijas junto a su novia, mientras que el resto de miembros son de origen sueco, turcoholandés, caribeño y latinoamericano. Los dos tripulantes de la embarcación, que fue abordada hace unos días por la Policía Nacional y una dotación de asalto del buque Petrel de Vigilancia Aduanera, fueron neutralizaos a la altura de las islas Azores, en aguas internacionales.

Según fuentes cercanas al caso, este alijo, que vendido por kilos sin cortar superaría los 100 millones de euros, era un encargo que narcos transportistas gallegos había realizado al grupo asentado en la costa malagueña, una actividad que los investigadores vienen observando desde hace tiempo y que revelan estrechos lazos entre las bandas asentadas en las zonas más calientes del país. En este caso, serían unos lancheros arousanos los que habrían contratado en Marbella la entrega de parte del alijo del Goldwasser en las costas gallegas, donde una porción de la mercancía sería enfriada hasta la entrega a los destinatarios finales.

La operación Midas-Ballestrin se inició a finales de 2019, cuando las labores de inteligencia realizadas por la Policía Nacional en torno a infraestructuras portuarias permitieron detectar a varias personas investigadas en el pasado por su vinculación con el transporte marítimo de cocaína, fundamentalmente a través de veleros, que estaban asentadas entre la Costa del Sol Occidental y el Campo de Gibraltar.

Con la Policía Nacional y la Agencia Tributaria movilizadas en Málaga y Canarias, los investigadores constataron que el grupo eligió inicialmente un barco que tuvo varias averías, por lo que se vieron obligados a adquirir en Canarias el Goldwasser con el que los tripulantes zarparon con destino al Caribe. Con el velero cargado de droga ya de vuelta hacia la Península, los investigadores solicitaron autorización a Alemania (país de abanderamiento de la embarcación) a través del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco) para proceder a su abordaje antes de que pudieran trasbordar la droga a otra embarcación. El asalto se produjo el 8 de octubre a unas 480 millas al norte de las Islas Azores en medio de unas condiciones meteorológicas extremas hasta el punto de que el abordaje se tuvo que retrasar por el huracán Sam, de categoría 4 y que provocó olas de más de 9 metros. Los dos tripulantes no ofrecieron resistencia y el buque Petrel inició el remolque del Goldwasser hasta el puerto de Vigo, donde atracó este viernes.

Desembarcan en Vigo las dos toneladas y media de cocaína incautadas en un velero en el Atlántico Vídeo: Policía Nacional Foto: Alba Villar

Simultáneamente al abordaje del velero, el operativo desplegado en la Costa del Sol consiguió detener a los tres integrantes de la organización, incluido el jefe de la misma, y registrar sus viviendas en Fuengirola y Mijas, municipio este último donde el líder vivía en una vivienda de lujo entre grandes medidas de seguridad. Los agentes localizaron en las viviendas 34.600 euros en efectivo, una pistola que se le intervino al líder del grupo, así como teléfonos móviles que utilizaban para sus comunicaciones, una moto, tres coches de alta gama y diversa documentación que se está analizando.

Según la Dirección General de la Policía, la organización estaba compuesta por ciudadanos extranjeros, todos ellos con antecedentes relacionados con el tráfico de drogas, a los que no se les conocía trabajo legal alguno a pesar del alto nivel de vida que exhibían. Es la cuarta organización criminal dedicada a la introducción de cocaína en España desarticulada desde julio en la Costa del Sol. En conjunto, a estas cuatro organizaciones se les ha incautado tres toneladas y media de clorhidrato de cocaína.