El PSOEde Málaga anda sumido en un clima de extrañeza que obliga a sus integrantes a exhibir unidad de cara al congreso andaluz de noviembre mientras se libra la guerra abierta por el liderazgo provincial. En el ‘congresillo’ con los delegados que representarán a la provincia celebrado en un céntrico hotel malagueño, muchas de las miradas se posaron en el saludo diplomático que compartieron antes del inicio el secretario general, José Luis Ruiz Espejo, y el portavoz municipal en Málaga, Daniel Pérez, a quien se le sitúa en las quinielas con ganas de relevarlo en el liderazgo provincial. Eso sí, no solo se habla de posibles candidatos. También está por saber si optará a la reelección un Ruiz Espejo que, de momento, no quiere dar pistas: «No lo tengo decidido, estoy abierto a cualquier paso para favorecer la unidad y la fortaleza del PSOE de Málaga», sostuvo sin atreverse a responder si le gustaría seguir en el cargo. «Solo sé que tras el 12 de diciembre voy a seguir siendo un militante que trabaja por la unidad en su partido», dijo el ‘jefe’ de los socialistas malagueños.      

Aunque su voz se tornaba temblorosa cada vez que era cuestionado por sus planes para el congreso provincial, José Luis Ruiz Espejo no hizo concesiones en el abono a la diplomacia que mantendrá, al menos, hasta el congreso regional de Torremolinos. Cuando la ‘coronación’ de Juan Espadas baje el telón ese primer fin de semana de noviembre ya se sabrá si el antequerano decide presentarse o no a la reelección como líder provincial. De hecho, justo el día después, la resaca del cónclave autonómico pasará a segundo plano y se pondrá el foco sobre los aspirantes al trono del PSOE malagueño. Ese mismo lunes, deberán presentarse las candidaturas en liza. Y los plazos están tan ajustados que, entre el 9 y el 13 de noviembre, se ha establecido el periodo para la recogida y presentación de avales.

Existe, incluso, la posibilidad de que Ruiz Espejo muestre su ‘melón’ abierto antes de la cita torremolinense y acuda ella con un paso al lado dado, según se vaticina en algunos mentideros del socialismo malagueño. Pero es solo una posibilidad y, como en este preciso instante se siente obligado a mantener la intriga y a hacerse el interesante, el todavía secretario general se sacudió las preguntas en esa dirección alimentando las especulaciones: «Todo puede ser, no digo que no». Aunque lo normal es que optase a un segundo ciclo como sus antecesores -Miguel Ángel Heredia completó, por ejemplo, dos mandatos que sumaban nueve años- la situación actual no es lo más propicia para su reelección, según recuerdan las mismas fuentes del PSOE que, sin embargo, no pierden de vistas que el antequerano aglutina aún «más del 40% de los apoyos» a nivel provincial.

Las cuentas salen si se atiende a los resultados de las primarias del 13 de junio en los que la opción de Susana Díaz, para la que él trabajó, fue la más votada en esta provincia. Eso sí, la suma de Juan Espadas y Luis Ángel Hierro arrojó una mayoría crítica que, unida a la renovación absoluta en favor de los ‘espadistas’ que se está llevando a cabo con el Congreso Federal como fiel reflejo, explicaría una hipotética intención de no repetir en el cargo. Ahora bien, el propio Ruiz Espejo insistió en el ‘congresillo’ del Hotel NH en que no le ha comunicado nada al respecto a ningún miembro de su ejecutiva provincial. Ni en una dirección ni en la contraria.

No obstante, el peso que Ruiz Espejo tendría al movilizar sus apoyos hacia uno u otro candidato no pasa desapercibido en la familia socialista malagueña y ni siquiera para Espadas. De ahí que por las manos del actual secretario general pasen muchas de las papeletas que frenarían la carrera hacia el liderazgo provincial del portavoz municipal capitalino, Daniel Pérez. Tanto el entorno de Ruiz Espejo como el grupo ‘espadista’ de los alcaldes defienden que un 70% de la militancia no apoyaría a Daniel Pérez y que se debería buscar un candidato de consenso con más respaldo, tal y como adelantó el pasado viernes La Opinión de Málaga.

Fiel a la necesidad de «centrarse» en el congreso regional y de «respetar los tiempos» que defendió por activa y por pasiva, Ruiz Espejo acudió a un mensaje muy similar al ya empleado cuando se dio a conocer la representación malagueña en el Congreso Federal de Valencia. Ahora, se ha vuelto a escenificar que en la provincia malagueña se está respetando una consigna de equilibrio y armonía entre ‘susanistas’ y ‘espadistas’, que vuelven a estar representados sin grandes diferencias y sin los conflictos de algún que otro territorio andaluz en la delegación congresual. Está claro que la guerra ha sido postergada para el proceso previo al congreso provincial de diciembre. De momento, la batalla se libra de forma soterrada.        

Ruiz Espejo recalcó que «la unidad y el consenso han sido la tónica general» en las asambleas de las agrupaciones del PSOE de Málaga que han elegido a los 67  delegados y delegadas. «La delegación malagueña acude unida al congreso regional con los objetivos de consolidar el liderazgo de Juan Espadas y renovar el proyecto del PSOE andaluz para volver a conectar con la ciudadanía y recuperar el gobierno de Andalucía», dijo el secretario general.

Paradójicamente, ahora ha tenido que hacer suyos los argumentos con los que los ‘espadistas’ solicitaban la convocatoria de primarias para desbancar a Susana Díaz. Queda, entonces, por ver si Ruiz Espejo participará en primera línea orgánica en el reto socialista autonómico o si, como él señala a veces, trabaja «como militante». En cuestión de pocos días se despejará la incógnita.

José Luis Ruiz Espejo, tras el 'congresillo' del PSOE de Málaga La Opinión

Más de 300 enmiendas

Los socialistas malagueños acudirán al congreso regional de Torremolinos «con una batería de propuestas que se han materializado en un paquete de más de 300 enmiendas a la ponencia marco del PSOE andaluz», según explicó el secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo: «Hemos considerado que una de las prioridades tiene que ser luchar contra la precariedad del empleo turístico», señaló antes de exponer que, en el ámbito local, se han presentado enmiendas relativas al reto demográfico, la despoblación y la financiación local.