La nueva reunión que han mantenido este miércoles Unicaja Banco y los sindicatos para negociar el ajuste laboral anunciado por la entidad financiera ha acabado sin acercamiento en las posiciones y con el anuncio, por parte del banco, de que el próximo encuentro que mantengan ambas partes dará inicio al periodo formal del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Eso significa que a partir de entonces, y una vez concluidas la fase de contactos informales (han sido seis reuniones), habrá un periodo máximo de 30 días para alcanzar un acuerdo. Las centrales sindicales, de momento, rechazan de plano la propuesta de la empresa en cuanto a las condiciones planteadas y no descartan que, si no hay cambios en la negociación en las próximas semanas, puedan producirse "movilizaciones, paros y huelgas".

La responsable de comunicación de CCOO en Unicaja, Alicia Domínguez, ha informado tras la reunión que Unicaja Banco ha anuciado que da por concluida la negociación en el periodo informal dispuesto en la disposición V del Convenio Colectivo y que inicia ahora el periodo formal del ERE, junto a medidas de movilidad y modificación de las condiciones laborales. Se fuerza así una negociación "a contrarreloj", según este sindicato, que reclama a la entidad que "reconsidere su oferta poniendo encima de la mesa otra que permita resolver la negociación de manera satisfactoria". "De otro modo la conflictividad laboral con movilizaciones, paros y huelgas está asegurada", advierte. Al parecer, la nueva reunión podría producirse esta próxima semana, sin que se sepa el día concreto,

En relación a la propuesta de extinciones de contrato, CCOO ha reiterado su rechazo a que el colectivo de entre 50 y 56 años (casi el 35% de la plantilla) esté excluido de las salidas voluntarias y sí, en cambio, según les ha manifestado la empresa, sí puedan estar afectados por el proceso de movilidad. "Caso de ofertarse unas condiciones aceptables, en este colectivo puede haber un número de personas interesadas y que podrían acogerse absorbiendo así buena parte del excedente que dice Unicaja que existe y que CCOO contrastará con el informe que debe facilitársenos una vez iniciado el periodo formal", ha comentado la central.

CCOO dice que no va a aceptar un acuerdo en el que la voluntariedad no sea el criterio de adscripción y asegura que será "absolutamente combativo con la forzosidad para minimizar el número de salidas". Tampoco acepta que el ERE afecte a menores de 50 años, una estrategia que considera "verdaderamente suicida, toda vez que aboca a la entidad a un envejecimiento generacional que choca con la tendencia a la digitalización actual". Además, recuerda que "hay suficientes personas en edad de prejubilación para evitar esta masacre generacional".

Este sindicato plantea la posibilidad de pactar un número mínimo de salidas a implementar en fechas próximas y dejar abierta la puerta a un número máximo en los dos o tres años siguientes que permita evacuar los excedentes mediante la adscripción de personas que van cumpliendo la edad de corte (las que no puedan irse ahora porque sus puestos son estratégicos y aquellas ubicadas en provincias deficitarias de personal donde, sin embargo, hay una edad media alta).

En cuanto a las indemnizaciones propuestas, CCOO las considera "totalmente inaceptables" porque, a su juicio, no están en línea con lo que se ha ofrecido en otros ERE del sector ni con lo que la propia Unicaja viene ofertando hasta el momento en sus acuerdos voluntarios de prejubilación.

Sobre la movilidad anunciada por la empresa, el sindicato se muestra "totalmente en contra" de ampliar el límite de movilidad del convenio al 90 kilómetros y defiende que cualquier proceso de movilidad que se pacte sea "voluntario, bien remunerado y con posibilidad de vuelta". "Hay soluciones alternativas a la movilidad como la recolocación en las oficinas del entorno, el teletrabajo, las excedencias voluntarias incentivadas con garantía de retorno…", señala.

Por último, en lo relativo a la armonización de condiciones laborales, CCOO insiste en la necesidad de conocer el coste real de ésta al modelo Unicaja y ha vuelto a solicitar el número de personas integradas en cada colectivo en función de sus entidades de origen y el coste de las condiciones que tiene cada uno.

Por su parte, el CIC (que agrupa a Suma+t, STC y Sibank), UGT y CSIF ha emitido un comunicado conjunto el que tampoco descartan la convocatoria de movilizaciones. Estos sindicatos rechazan posibles medidas forzosas y han realizado una propuesta que ha sido rechazada por el banco. En la misma se planteaban salidas voluntarias para las personas trabajadoras que a fecha 31 de diciembre de 2021 tengan cumplidos los 53 años.

También se reclamaba una indemnización equivalente al 80% del salario total bruto con el límite el 100% de su salario neto en los últimos 12 meses, el pago del convenio especial de la Seguridad Social hasta la fecha en la que pueda acceder a la jubilación ordinaria, revalorizable, o el mantenimiento de las aportaciones al plan de pensiones y la cobertura de contingencias de riesgos previstas en las especificaciones del plan de origen.

Otro sindicato, el CESICA, ha hecho "un llamamiento a la unidad sindical y a la unidad de acción, sin ambages", para luchar contra lo que consideran un "ataque a la plantilla", y propone "movilizaciones, paros parciales e incluso un calendario de huelgas". Esta central dice que la entidad ha ido dilatando las reuniones para que la plantilla, "sumida en la incertidumbre, sienta presión y miedo", mientras que se denuncia que "la presión para conseguir contrataciones en la red comercial es brutal e inaceptable".

Posición de la entidad

Fuentes de Unicaja Banco han comentado que en la reunión se ha acordado dar por concluido el período informal, y continuar el proceso de negociación. "A tal efecto, se convocará a una nueva reunión en los próximos días para iniciar el período de consultas establecido en los artículos 40, 41 y 51 del Estatuto de los Trabajadores", han explicado.

"La dirección de la entidad mantiene su oferta de diálogo y negociación con la RLT para encontrar medidas que permitan un avance en la negociación con el fin de alcanzar un acuerdo y den respuesta a las causas que justifican este proceso (mejora de la rentabilidad y de la eficiencia del Banco; eliminación de solapamientos, duplicidades e ineficiencias; y adaptación de su estructura al contexto actual) y, de otro lado, a los objetivos y principios sobre los que se asienta", han añadido.