El Área de Seguridad ha sacado ya a contratación pública la compra de dos radares móviles para uso de la Policía Local. Estos dos se suman a los dos ya existentes, muy antiguos, siendo uno de ellos un coche que en su día cedió la Dirección General de Tráfico (DGT) a la ciudad. El caso es que, según fuentes municipales, la adquisición de estos dos radares servirá para sustituir al par de radares más antiguos. Por ahora, hay cuatro. La idea es controlar los nuevos límites de velocidad: 30 km/h en la mayoría de la ciudad y proteger al peatón, además de vigilar de cerca los carriles ciclables.

Eso sí, de momento van a reforzar la vigilancia, por ejemplo, de los llamados radares 30 o carriles ciclables, esos más de 70 kilómetros de nuevos carriles en los que tienen preferencia patinetes eléctricos y bicicletas aunque comparten el espacio con coches, furgonetas y motos, entre otros vehículos. Recuerden que bicicletas y patinetes ya no pueden discurrir por la acera y de ahí que se incremente la vigilancia sobre estos carriles. Estas nuevas adquisiciones elevarán, sin contar con los radares fijos, a cuatro los cinemómetros de quita y pon con los que contará la Policía Local.

El anuncio de la compra ya se conocía desde hace meses, pero ahora ha salido a licitación pública, indican las fuentes, que insisten en que también servirán para vigilar la nueva velocidad que prima en la mayor parte de la ciudad: la de 30 kilómetros por hora (en vías de un carril o dos, uno por sentido). "También se usan para las vías con límite de velocidad a 50 km/h", indican las fuentes.

"Son radares última tecnología, ahora tenemos diversas campañas, algunas de la DGT con el fin de evitar que las bicicletas y los peatones circulen por las aceras, por eso esto es para los carriles 30 y para la ciudad en general. También los usaremos, por ejemplo, para eventos especiales que requieran la intervención policial, como carreras ilegales", destacan las fuentes municipales consultadas. "Están en fase de contratación, hay campañas por imperativo legal".

La DGT, por ejemplo, puso recientemente en marcha una campaña para proteger al peatón. "La campaña cuenta con el apoyo de la FEMP y de otras entidades relacionadas con la movilidad peatonal. Busca concienciar en el respeto a la movilidad peatonal. El objetivo es conseguir una reducción efectiva de los accidentes en las aceras y espacios peatonales, áreas exclusivas para los desplazamientos a pie". Con el slogan "No pasa" y el hashtag #HagamosAcera, la campaña podrá verse en autobuses y soportes urbanos de Madrid, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Málaga, además de contar con cuñas de radio y piezas para medios digitales y redes sociales. Se acompañará además de una campaña específica de vigilancia y control de la circulación de los vehículos de movilidad personal y bicicletas, informó la DGT en su día.