La vicepresidenta del PP de Málaga y presidenta del PP de Torremolinos, Margarita del Cid, ha exigido responsabilidades al Gobierno central por la supresión de trenes de Cercanías en la provincia, calificando de intolerable la cancelación indefinida de 34 trenes diarios de las líneas de Fuengirola y Álora.

Del Cid ha denunciado la «falta de previsión» del Ejecutivo de Pedro Sánchez, que «ha desembocado en un recorte brutal del transporte en la Costa del Sol», recordando que «los problemas se remontan al pasado mes de julio, en plena temporada alta, con el daño para el turismo y para los miles de usuarios que utilizan las líneas C-1 y C-2 cada día para ir a trabajar».

«Nadie se explica este ataque frontal contra una de las líneas más rentables de Renfe en nuestro país salvo por cuestiones políticas», ha dicho, y ha reclamando al subdelegado del Gobierno, Javier Salas, que rectifique y dé marcha atrás con este «abandono sin precedentes a la movilidad en la provincia».

Del Cid ha criticado al subdelegado que «primero mintió achacando los problemas al Partido Popular, diciendo que estábamos exagerando; luego, ante la movilización ciudadana, anunciaron la restitución de los servicios para septiembre y ahora Renfe ha tenido que aclarar la situación, que ha derivado en un recorte indefinido de 34 trenes diarios».

Margarita del Cid ha alertado de que la supresión de trenes de Cercanías está derivando «en situaciones puntuales de colapso» en la estación de la capital por el fallo de tornos y la acumulación de viajeros.

Por ello pide a Renfe que abra estos accesos en caso de apelotonamiento de usuarios, sobre todo en las horas punta ya que, «al eliminar la información de los retrasos y cancelaciones de la aplicación, los viajeros se ven obligados a ir a la estación, agravando el colapso».

Por su parte, Ciudadanos iniciará una ofensiva institucional para exigir al Gobierno de PSOE y Podemos que «ponga fin al caos» en el Cercanías de Málaga, y presentará iniciativas en el Parlamento andaluz, el Congreso de los Diputados, la Diputación y los ayuntamientos donde tiene representación.

Así lo han anunciado las portavoces de Ciudadanos en el Parlamento Andaluz, Teresa Pardo, y en el Ayuntamiento de Málaga, Noelia Losada, quienes han tachado de «inadmisible» la supresión de 34 servicios en las líneas C-1 y C-2.

Pardo ha acusado al Gobierno de Sánchez de estar «más preocupado de satisfacer a sus socios separatistas por estar un día más en la Moncloa que de solucionar el desastre de los trenes de Málaga». Y ha afirmado que resulta «intolerable» que miles de ciudadanos se vean abocados a «llegar tarde al trabajo, a sus citas médicas o al aeropuerto» en los últimos meses por las continuas cancelaciones de trenes.

«Eso es un agravio más del señor Sánchez», ha asegurado Pardo, quien ha contrapuesto la gestión en el Cercanías con la del Gobierno andaluz para finalizar las obras del metro de Málaga.

Por su parte, Noelia Losada ha lamentado el «desastre en el que el Gobierno de Sánchez ha sumido el servicio de Cercanías en la provincia, uno de los más rentables del país, por detrás de los de Madrid o Barcelona».

Losada ha dicho que Renfe se «excusa» en la formación de nuevos maquinistas pero teme que el problema «tenga mucho más calado», asegurando que algunos días los servicios ferroviarios están con un tercio del personal.

Por otra parte, el decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en Andalucía, Luis Moral, ha advertido de la «desintegración» del trazado ferroviario en la zona oriental de esta comunidad y de la «gravedad» de esta situación por una «infradotación» de líneas y servicios.

El decano ha denunciado el desmantelamiento de la línea Guadix-Levante, la falta de una variante adecuada a Loja en la línea del AVE a Granada, de enlaces entre capitales de provincia vecinas o el retraso del AVE a Almería.