A día de hoy está claro que el coronavirus ha llegado para quedarse y desde hace dos años ha transformado nuestras vidas. No es extraño que la palabra del año en España sea vacuna, una vacuna que ha salvado miles de vidas frente a la ignorante sinrazón del negacionismo y con la que esperamos recuperar buena parte de nuestras vidas en 2022. Pero hasta que la vacuna no llegue a todos los rincones del planeta, la Covid-19 seguirá alterando nuestras vidas. De hecho, la variante Ómicron ha llevado a cancelar los cotillones y fiestas de Nochevieja que muchos ayuntamientos habían organizado para celebrar la llegada de nuevo año.

El primer ayuntamiento en dar el paso de anteponer la salud de sus vecinos a la multitudinaria celebración de la Nochevieja fue el de Coín, que el pasado 17 de diciembre anunciaba la suspensión de la tradicional fiesta de disfraces que cada año congrega a miles de personas en la plaza del Pescao para escuchar las campanadas y tomar las uvas para recibir al nuevo año. La decisión se tomaba tras alcanzar una tasa de 800 casos por 100.000 habitantes. La tasa a día de ayer, supera los 1.300 casos.

El Ayuntamiento de Coín también fue el primero en suprimir la tradicional cabalgata para evitar aglomeraciones. En su lugar, repetirá la experiencia del año pasado: los Reyes Magos recibirán a los niños de Coín en la Casa de la Cultura por donde podrán ir pasando con mascarilla y distancia para hacerse una foto con ellos y recibir caramelos (previa inscripción en la página web coin.sedeelectronica.es (cita previa), en horario de 10 a 14 y de 16 a 18 horas.

Ese día, en la plaza de la Alameda habrá un circuito navideño con animaciones típicas de una cabalgata y personajes animados que los niños podrán contemplar haciendo un recorrido con una entrada y una salida diferenciados, de 16.30 a 20.30 horas.

Alhaurín de la Torre fue otro de los primeros ayuntamientos en suspender la fiesta de Nochevieja que este año se iba a celebrar en una carpa situada en el parque de los Patos, ante la imposibilidad de garantizar el uso de la mascarilla y la distancia de seguridad. Pero el avance de Ómicron llevó al alcalde, Joaquín Villanova, a anunciar el 22 de diciembre la suspensión de todas las actividades programadas hasta el día 1 de enero, inclusive. En un mensaje a través de las redes sociales, Villanova lamentó tener que aplazar el programa de actividades a otras fechas, como la Semana Blanca, y dejó para los primeros días de enero la decisión de celebrar la Cabalgata de Reyes, dado que se celebra en espacios abiertos, en función de la incidencia del virus y las directrices de las autoridades sanitarias.

El Ayuntamiento de Fuengirola fue otro de los primeros en adaptar las actividades programadas por Navidad y el día 20 de diciembre anunciaba la suspensión de la fiesta de Nochevieja y la jornada de juegos medievales, ante el incremento de los contagios. Además, adaptaba las zambombás a que el público permaneciera sentado, con mascarilla, suprimiendo el tradicional reparto de chocolate para merendar. ¿La cabalgata? El Consistorio estudia varias opciones, como celebrarla de manera estática, pero aún no hay una decisión en firme.

Otros ayuntamientos como los de Estepona, Benalmádena y Torremolinos también han suspendido las celebraciones de Nochevieja por la explosión de contagios en sus municipios.

Estepona sí ha anunciado que celebrará una cabalgata estática compuesta por 10 carrozas, que permanecerán el 5 de enero en la avenida de España, entre la avenida Juan Carlos I y la calle Terraza, entre las 17.30 y las 20.30 horas. Habrá seis entradas para que los niños puedan acceder al espacio habilitado, en compañía de familiares, con el uso obligatorio de mascarilla, en sentido único y respetando la distancia. Los Reyes Magos repartirán 28.000 bolsas de caramelos, 4.000 balones, 3.000 packs de bombones y cientos de juguetes y mochilas a los niños que acudan a verles.

Torremolinos canceló todos los eventos de Nochevieja y Año Nuevo así como la San Silvestre, prevista para mañana, 31 de diciembre. Hace unos días, también anunció que suspendía la tradicional cabalgata. En su lugar los Reyes Magos estarán más tiempo en la ciudad para recibir a los niños. El día 5 de enero, de 11 a 14 y de 17 a 21 horas, Melchor estará en la plaza Costa del Sol; Gaspar, en la plaza de Andalucía; y Baltasar, en la plaza Pablo Ruiz Picasso, en una carpa con decoración navideña y animación, a la que los niños podrán acceder de manera controlada, con mascarilla y guardando la distancia para trasladar su peticiones a sus majestades de Oriente, que les obsequiarán con caramelos y peluches.

Te puede interesar:

Benalmádena suspendió el cotillón de Nochevieja en Arroyo de la Miel y Benalmádena Pueblo pero mantendrá la cabalgata el 5 de enero, que tendrá formato estático, «debido a que es una celebración en la que sí resulta viable garantizar medidas como las distancias sociales y el uso de mascarillas».

Por su parte, Mijas volverá a celebrar una cabalgata estática en el recinto ferial de Las Lagunas, en la plaza Bulevar La Cala y en la plaza Virgen de la Peña, el 5 de enero, a partir de las 16 horas, como consecuencia de la pandemia.