Málaga capital acoge este jueves y viernes el XII Congreso Notarial Español bajo el lema ‘El envejecimiento de la sociedad: principal desafío del siglo’, en el que se darán cita más de 400 personas todos los ámbitos, con especial foco en el jurídico, y 70 destacados expertos. Además, una exposición de documentos notariales históricos complementa la cita.

El acto inaugural contará con la participación de la ministra de Justicia, Pilar Llop; el presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz; la decana del Colegio Notarial de Andalucía, María Teresa Barea, y el coordinador general del XII Congreso; Rodrigo Tena. Antonio Ojeda, primer presidente del Parlamento de Andalucía y notario jubilado, fue el maestro de ceremonias.

El programa del XII Congreso Notarial Español se centra en tres cuestiones: el respeto a la dignidad frente a la protección de la vulnerabilidad; la vida centenaria y su previsión individual; y la vida centenaria y su previsión social y política, según indicaron en un comunicado.

Por primera vez en la historia del notariado, esta cita está abierta a instituciones y profesionales de la sociedad civil. Así, el encuentro cuenta con una agenda basada en mesas de debate en las que más de 70 expertos del ámbito sanitario, político, económico, universitario, sociológico y jurídico están reflexionando sobre los retos que plantea el que ya se perfila como uno de los fenómenos más determinantes de este siglo.

Por otra parte, dentro del programa del congreso, este miércoles se inauguró oficialmente la exposición ‘El documento notarial: del siglo XII a la Inteligencia Artificial’ en el Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA), comisariada por Plácido Barrios Fernández, notario de Alcalá de Henares.

Se trata de un recorrido por la historia del notariado a través de los protocolos, abarcando documentos relevantes de distintas procedencias. «Me gusta esa visión de la microhistoria. El escribano de entonces y el notario de ahora están en contacto directo con el ciudadano, que viene a la notaría y se descubre ante ti, te cuenta sus cuitas y sus padecimientos y eres un confesor privilegiado», afirmó a EFE el comisario de la muestra.

Entre los documentos que se pueden contemplar figura una carta de parto de 1490 después de que el escribano asistiera al alumbramiento y levantara las faldas hasta la camisa tanto de la parturienta como de las dos comadronas para comprobar que no escondían ningún bebé que hicieran pasar por el recién nacido.