El Ayuntamiento de Málaga, a través del Instituto Municipal de la Vivienda, IMV, ha propuesto a Estudio 7 Soluciones Integrales S.L como adjudicataria del servicio de consultoría para la redacción del proyecto de urbanización, geotécnico y dirección de obras de la fase 1 del ecobarrio ‘Manzana Verdepor un importe de 107.180,59 euros y un plazo de ejecución de 3 meses.

Esta primera fase contempla espacios públicos libres interiores, la urbanización de los espacios perimetrales exteriores y su integración al entorno urbano.

En concreto, se centra en 5 parcelas con una superficie total de 24.237,32 m2, en las que se prevé la construcción de 5 nuevos edificios que albergarán 319 viviendas de protección oficial entre la barriada El Duende y el Polígono Industrial Ronda Exterior y en la creación de 11.087,5 m2 de zonas verdes, así como 1.320 m2 que se destinarán a equipamiento social.

El proyecto de la Manzana Verde impulsa la sostenibilidad

La Manzana Verde es un ambicioso proyecto que pretende renovar la estructura urbanística de las ciudades y que nace como un proyecto piloto del programa europeo CAT-MED, liderado por Málaga, coordinado por el Observatorio de Medio Ambiente Urbano OMAU, la Gerencia Municipal de Urbanismo y el Instituto Municipal de la Vivienda. Se trata de un nuevo tipo de planeamiento urbanístico que incluye cuestiones relacionadas con la gestión de los recursos naturales, la eficiencia energética, la movilidad sostenible o la cohesión social.

El impacto directo sobre la ciudad de Málaga será más de 115 millones de euros invertidos en mejoras del espacio y 963 viviendas nuevas

Aparece en el proyecto de la Manzana Verde la combinación perfecta entre la ciudad mediterránea clásica -optimización del suelo urbano, complejidad de usos y funciones y proximidad de los servicios básicos- con la integración absoluta de las tecnologías propias de una Smart City. Así, se consigue convertir la ciudad en referente de una nueva forma de vivir, al tiempo que se trabaja por mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Plantea un modelo de planeamiento territorial y edificación sostenible que permite la integración social con la aleación de espacios de uso residencial, comercial, terciario, de equipamiento comunitario y de zonas verdes. Todo ello, integrado a su vez con sistemas de eficiencia energética, ahorro en el consumo de agua, recuperación óptima de residuos y utilizando el I+D+i en beneficio de todos esos sistemas.

El impacto directo sobre la ciudad de Málaga será más de 115 millones de euros invertidos en mejoras del espacio y 963 viviendas nuevas, optimizadas para que las familias puedan vivir en armonía con el entorno, al tiempo que son eficientes energética y socialmente. Se trata de una cohesión territorial y social dentro de un ámbito reducido –una macro-manzana de 400 metros de lado– que es posible gracias a la diversidad de espacios personales, comerciales, mercantiles, sociales y de ocio. Además, el tráfico al interior de la manzana se encontrará restringido a los propios residentes y la disponibilidad de los servicios y equipamientos de movilidad urbana se encontrará facilitada en círculos de radio inferior a los 300 metros.

Por su parte, la segunda fase de la Manzana Verde se desarrollará dentro del polígono Industrial Ronda Exterior situado en el espacio comprendido entre las instalaciones de los Servicios Operativos Municipales y las actuales Instalaciones de la Empresa Municipal de Trasporte de Málaga, donde se prevé la construcción de 7 promociones con 644 nuevas viviendas.

El remodelado espacio urbano dispondrá además de una superficie comercial de 4.700 m2, una superficie para equipamiento social de 3.852 m2, equipamiento educativo de 12.042,47 m2 y una superficie para oficinas de 4.700 m2, que dinamizarán la actividad económica de la zona.