La ciudad de Málaga sigue evolucionando y consolidándose como polo de atracción para empresas, personas e inversión. La inversión en Málaga superó el año pasado los 208 millones de euros en distintos usos, y fue el mercado inmobiliario más activo de Andalucía. Las necesidades de nuevo espacio para vivir y trabajar, la oportunidad de elevar la calidad del turismo y los compromisos con los objetivos de sostenibilidad están atrayendo nueva demanda y, con ella, nuevos proyectos y servicios inmobiliarios. José Félix Pérez-Peña, director de Savills Andalucía, explica su visión sobre la evolución de la ciudad y del mercado inmobiliario.

¿Qué está pasando en el mercado inmobiliario de la ciudad?

Málaga ya es la ciudad que más interés está despertando en España y la demanda está creciendo más rápido que la oferta. En todo el mundo, es un momento muy importante en el posicionamiento y transformación de las ciudades, que compiten para captar inversión para evolucionar. Aquí nos hemos consolidado en estos años como polo de atracción de personas y empresas y empieza a haber un desequilibrio entre oferta y demanda. Esta situación es un argumento de atracción fundamental porque está claro que es necesaria inversión para crear nuevo producto o rehabilitar el existente de forma que satisfaga las nuevas necesidades de la ciudad en todos los usos.

¿Qué tipo de perfiles se interesan por la ciudad?

La competencia entre inversores de todos los perfiles de riesgo para posicionarse aquí es cada vez más fuerte. La marca Málaga es un valor seguro para cada cualquier inversor porque significa futuro y evolución y esto es muy poderoso para seguir atrayendo personas, empresas e inversores. En cuanto a empresas, el sector tech ha visto muy clara la oportunidad de desarrollo aquí, aportando bienestar a sus personas a través de una oferta en calidad de vida diferencial y muy eficiente para atraer y retener talento. Esto a su vez atrae nuevos perfiles de habitantes, más empresas y más necesidades para la población en distintas etapas vitales, desde estudiantes que ven opción de quedarse luego en Málaga a seniors que se retirarán aquí.

¿Cuáles son las prioridades para estos perfiles?

Calidad y sostenibilidad son los ejes. En el sector inmobiliario hemos evolucionado mucho en estos años y trabajamos con el foco en las prioridades de la demanda, en todos los usos. Por eso surgen nuevos formatos como el co-living o el Build to Rent en residencial, porque es necesaria vivienda asequible de calidad para distintos tipos de persona y momentos de su vida. Del mismo modo, analizamos las prioridades de los operadores logísticos para optimizar sus naves, estudiamos las preferencias y tendencias del turismo de nivel medio-alto y alto para reposicionar hoteles o avanzamos las nuevas forma de trabajo en las empresas para poder ofrecer oficinas atractivas para el talento.

¿Málaga es ya una ciudad de referencia?

Sí lo es, y con una marca consolidada. Pero aún queda camino por recorrer y esto es lo que han visto los inversores inmobiliarios, el fantástico recorrido que tenemos por delante. Porque para ser una referencia al nivel de otras ciudades europeas debemos conseguir la excelencia en todos los segmentos del mercado y un mercado equilibrado en oferta y demanda, a través de un urbanismo sostenible que mantenga el atractivo. El sector inmobiliario tiene un papel muy relevante en este sentido, está generando empleo de calidad y es un sector profesional con futuro. Como ciudad en plena evolución, necesitamos ser capaces de atraer y retener talento al inmobiliario. Tenemos un sector cada vez más profesionalizado y maduro que sigue captando inversión para rehabilitación y nuevos desarrollos.

¿Cómo ayuda la tecnología y la innovación desde el sector inmobiliario?

El análisis de datos y el uso de nuevas tecnologías ya hace tiempo que nos permite valorar, gestionar y avanzar tendencias y necesidades en los edificios y en las ciudades. Hemos sido un sector más tradicional en producción porque la construcción ha seguido siendo muy artesanal. Pero ahora la innovación, la industrialización y la escasez de mano de obra actual presentan además grandes oportunidades de trabajo a largo plazo para especialistas en nuestro sector en Málaga. Nosotros hemos crecido muchísimo en el último año y esto claramente demuestra el nivel de actividad del mercado.