La nueva consejera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos de la Junta de Andalucía, Carolina España, se comprometió a que el Gobierno andaluz realizará «una nueva bajada fiscal», así como a deflactar los primeros tramos del IRPF para las rentas medias y bajas, de manera que «mes a mes se notaría porque las retenciones disminuirían y, por lo tanto, el saldo neto aumentaría», permitiendo al ciudadano tener «más dinero disponible en el bolsillo y que pueda afrontar mejor la situación de crisis».

También, dijo, durante su participación en la Escuela de Verano del PP de Málaga celebrada en la localidad de Fuengirola, en un encuentro junto a los consejeros de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco; y de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal; moderado por el coordinador general del PP nacional, Elías Bendodo, que la Junta de Andalucía va a suspender el canon del agua en el año 2023: «Los socialistas lo pusieron en marcha para obras hidráulicas que nunca hicieron y que ahora está haciendo el Gobierno de Juanma Moreno. Y para ayudar a las familias lo vamos a suspender en el año 2023».

España indicó que, además, se «incrementará el importe exento del mínimo personal y familiar» y se pondrá en marcha «un plan de ahorro» de la Administración andaluza para «la grasita que se pueda reducir»: «Si las familias se están ajustando el cinturón nuestro gobierno se lo ajustará en lo que no sea estrictamente necesario».

Por su parte, Rocío Blanco ha defendió la importancia de cuidar «con mucho mimo» el dinero público, «que es de todos» e hizo hincapié en la «confianza y cero corrupción y unas políticas útiles; en gestionar honestamente y unidad de trato a todos. A los ciudadanos les podemos prometer lo que sea pero si no ven en su esfera directa que mejora la calidad de vida es un fracaso».

También defendió la importancia de que las empresas vean en Andalucía un «territorio seguro y estabilidad institucional». «El dinero es miedoso y se va donde puede prosperar, si una empresa ve que no hay seguridad jurídica, se va».

En la misma línea, el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, tachó de «terrible» el sistema de financiación autonómica acordado en 2009 con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y ha admitido que en el ámbito turístico la situación es «compleja» para los meses venideros pese a que se espera un «buen verano» y ha confiado en que «un buen otoño».

Para Bernal, es fundamental «tener previsión porque el año 23 va a ser difícil» pero no únicamente por la coyuntura económica, sino por factores como «el gas en Alemania, que es clave para su economía».

En este contexto, el consejero andaluz consideró que el decreto de recomendaciones del Gobierno de España para la población y que son «obligaciones para las empresas» en cuanto a los grados del aire acondicionado, entre otros, está «en la línea de las ocurrencias que más allá de dar solución al problema energético lo que hace es molestar a los empresarios y no dar solución a sus problemas».

Por su lado, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que actúe ante el incremento de la inflación –que se sitúa en el 10,8 por ciento en tasa anual-, ya que ésta es «el gran enemigo del progreso y bienestar». «Hay una previsible desaceleración económica que nos puede llevar a una situación negativa», se mostró preocupado el presidente de la Junta, que ha asegurado que la persona que tiene los instrumentos para hacer frente a la inflación es Sánchez, al que ha pedido que «haga cosas y tome decisiones».

Moreno hizo referencia a las palabras del presidente del Ejecutivo central que acudió a un acto sin corbata para contribuir al ahorro energético y señaló que «no es el nudo de la corbata lo que aprieta a las familias andaluces, sino cuando hijos o personas mayores de 50 estén en paro».

Moreno declaró que Sánchez ha perdido la credibilidad porque no ha sido coherente con sus palabras y sus acciones como –a su juicio- sí ha hecho la Junta, a la vez que insistió en que «toca trabajar y trabajar en beneficio de Andalucía y España con hambre, ilusión y entusiasmo».

El coordinador general del PP, Elías Bendodo, en la clausura de la Escuela de Verano del PP de Málaga.

Bendodo: «Hablar de indultos en los ERE causa sonrojo»

El coordinador general del PP, Elías Bendodo, indicó ayer que «hablar de indultos en los ERE, el mayor caso de corrupción de la historia de España, debería causar sonrojo»; si bien es solo una muestra de la deriva de un Partido Socialista que sigue cayendo después de haber «tocado fondo».

Bendodo aseguró que plantear que los líderes de un PSOE «que manoseó y utilizó el dinero de los parados para crear una red» que le permitiese «ir dopado a las elecciones y colocar a amiguetes y exconsejeros en eres» de empresas en las que no habían trabajado nunca puedan quedar impunes y eludir su responsabilidad en ello, no es aceptable».

«Los españoles no van a entender que se lleve al Consejo de Ministros el indulto de los líderes socialistas condenados en relación a esta trama delictiva, incluso por un gobierno que anda justito de escrúpulos», señaló Bendodo durante su intervención en la jornada de clausura de la Escuela de Verano del Partido Popular en Málaga.

Opinó que una cosa es que la Justicia condene a dos expresidentes de la Junta de Andalucía y expresidentes del PSOE a nivel nacional -en referencia a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves-, se admita que fue un error y se pida disculpas por ello y «otra muy diferente, hablar de indultos».

Para Bendodo, la sentencia de los ERE «es una mezcla de pena y alivio», una pena porque «se vuelve a hablar mal de Andalucía cuando en estos cuatros años se ha conseguido que se relacionen a esta comunidad con inversión, autónomos o empresa, pero con ningún caso de corrupción».

Aunque también de alivio porque «se da carpetazo a uno de los episodios más oscuros de la historia reciente» y con ello se cierra «una etapa negra que ha hecho muchísimo daño a Andalucía», una tierra que iba «dopada» con el dinero de la corrupción y con un Gobierno que creaba «sistemas para perpetuarse en el poder que es, sin duda, la peor de las corrupciones». El coordinador nacional del PP vertió duras críticas contra el socialismo de Pedro Sánchez, al que considera «letal para España y con una capacidad muy reducida» y del que ha dicho que «cada vez se parece más a aquel peronismo (argentino) en el que se decía: ladrón o no ladrón, queremos a Perón». Frente a ello, el PP de España quiere ser «una herramienta útil para resolver los graves problemas que el socialismo está generando al conjunto de los españoles».