Mercadona ha tomado una decisión sin precedentes: a partir de ahora, desmontará la elaboración propia de pan (que hasta la fecha se realizaba en sus propios centros logísticos) para ceder la producción a un grupo de 20 proveedores especialistas distribuidos por toda España.

La decisión se ha tomado, según explica la cadena en un comunicado, para "optimizar los procesos de fabricación y rentabilidad", y así poder ajustar los precios de los productos al tiempo que Mercadona se consolida como empresa prescriptora.

Málaga, la provincia con más empresas proveedoras de pan para Mercadona

El gigante valenciano ha seleccionado a veinte empresas españolas y dos portuguesas para sustituir su producción interna de panadería. En este grupo destaca la comunidad autónoma de Andalucía con un 25% del total de compañías y, en concreto, la provincia de Málaga: que se ha convertido en la región de España con más empresas al servicio de Mercadona para distribuir el pan a sus supermercados.

Los tres proveedores especialistas de Málaga que empiezan a trabajar con el gigante valenciano son Hermanos de la Chica Rejano, Mollete San Roque y Mondat.

Hermanos de la Chica Rejano

La panadería Hermanos de la Chica Rejano es una empresa de Málaga que "cuenta con más de 600 clientes repartidos al o largo de toda la geografía andaluza" y que cubre casi el total de la provincia "gracias a su flota propia de reparto".

Mollete San Roque

Mollete San Roque, la empresa panadera ubicada en Antequera (municipio donde también se ubica el Centro Logístico de mercadona) especializada en la elaboracione de molletes desde hace cuatro generaciones, es otra de las compañías que colaborarán con Mercadona para el abastecimiento de los supermercados.

Mondat

La panificadora Mondat, con sede en Monda, es la primera empresa que se conoció como proveedora de Mercadona en este cambio de la cadena, aunque lleva años trabajando con muchas marcas de supermercados y establecimientos. La compañía malagueña es una de las panificadoras más importantes de Andalucía: con unas instalaciones de 10.000 metros cuadrados y capacidad para producir hasta 4.000 kilos de pan y 2.000 kilos de bollería cada hora.

Actualmente, la malagueña ha participado en un proyecto piloto junto a Mercadona, elaborando desde hace meses el 'bocadillo integral' a la venta en los supermercados.