La situación de sequía que azota la Península está dejando a la provincia también al límite. La falta de lluvias tiene a los pantanos de Málaga en mínimos; dejando a algunos como el de La Viñuela en categoría de “muerto”, ya que apenas llega al 10% de su capacidad. 

Por ello, las administraciones competentes están llevando a cabo medidas concretas establecidas en el Plan Especial de la Sequía y en los dos decretos de sequía, aprobados por el ejecutivo andaluz. No es la primera vez que se establecen medidas para el ahorro, este verano ya las instituciones competentes de la Axarquía comenzaron a tomar medidas, entre ellas cortes de agua en las duchas de la playa.  

Pero, ¿Cuáles son estas nuevas medidas y cómo afectarán a los malagueños?

La comisión tiene como objetivo conseguir una reducción del 5% el abastecimiento. Por lo que el Sistema Guadalhorce-Limonero va a restringir el riego agrícola a 39 hectómetros cúbicos como máximo. 

La situación más crítica está en La Viñuela y Axarquía, ya que el principal embalse que abastece a la zona está solo al 10% de su capacidad. Por lo que, en esta zona, se va a reducir al 20% al abastecimiento humano, limitando en un máximo de 200 litros por habitante y día. 

Pero no son las únicas medidas, ya que también se ha prohibido el riego agrícola con agua embalsada y se hará uso del agua reciclada, con cuatro puntos para el tratamiento terciario de las aguas residuales: dos en Torrox, uno Vélez Málaga y otro en el Rincón de la Victoria

Por ahora se llevarán a cabo solo las medidas anteriores, aunque en un futuro se espera tratamientos terciarios que dotarán al uso agrario de la Axarquía de un volumen de agua de riego de 12 hectómetros cúbicos.

Y también se trabajará en la adjudicación de la obra de conexión del terciario del Rincón de la Victoria con el sector 8 del Plan Guaro.

Los regantes al límite

Desde la Asociación Provincial de Regantes de Málaga (Aprema), insisten en que este año han tenido que "apretar el cinturón" con los 39 hectómetros cúbicos que tenían para sacar las cosechas: "Nos dan 39 hectómetros, pero nosotros no gastamos todo eso", recalca Juan Antonio Aguilar secretario de Aprema.

Por otro lado, los regantes denuncian que de esos hectómetros "se pierde agua por evaporación, sustracción o filtración" y añaden que la Junta "no reconoce estas pérdidas".

El descontento crece, ya que según Aprema se criminaliza su sector: "Aquí se reduce el agua solo de un sector, también se podría reducir en el sector servicios", crítica.