Málaga está de moda. Y los malagueños están orgullosos de ello. Esa constante reinvención que experimenta la provincia en cada uno de sus sectores fue el eje principal sobre el que giró el acto de entrega de los Premios Málaga 2022, organizados por La Opinión de Málaga. Una gala en la que, como cada año, se ensalzó el talento malagueño durante una distendida velada que mezcló el arte y el salero de algunos de los galardonados, con la seriedad de unos premios que consolidan su presencia en la provincia con su novena edición.

Pasadas las nueve de la noche, la entrega de premios tocaba a su fin. El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, fue el encargado de poner el broche final con un discurso al que no le faltó el humor. El jefe del Ejecutivo andaluz lanzó algún que otro guiño cómplice a algunos de los allí presentes. El presidente de la Diputación, Francisco Salado, o el rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, por ejemplo, fueron protagonistas de ellos.

Al finalizar su discurso, Moreno disculpó su ausencia en el cóctel que sucedía a la gala, aludiendo compromisos que solicitaban su presencia en Granada. Antes de abandonar el escenario, el presidente de la Junta animó a los invitados a aprovechar la presencia de Rocío Blanco, consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo; Antonio Sanz, vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, y Carolina España, consejera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos, para tratar cualquier asunto durante el cóctel, bromeó.

Tampoco pudo quedarse hasta el final el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que tuvo que asistir esa misma noche a la inauguración de la tienda de Cosentino. No obstante, la velada contó con una amplia representación institucional con la presencia de Carlos Conde, concejal de Economía -al que pudo verse charlando durante gran parte de la noche con Carolina España-; Teresa Porras, concejala de Servicios Operativos, Fiestas, Playas y Limasam; Avelino Barrionuevo, concejal de Seguridad; Mar Torres, concejala del Área de Participación Ciudadana; Jacobo Florido, concejal delegado de Recursos Humanos, Calidad y Turismo y Hacienda o Noelia Losada, concejala del Área de Cultura y Deporte.

Por parte de la Diputación de Málaga, Francisco Salado estuvo acompañado de la vicepresidenta segunda y alcaldesa de Torremolinos, Margarita del Cid, que anunció días después que padece un cáncer de mama que, por fortuna, ha sido diagnosticado a tiempo. También asistieron Manuel Marmolejo, vicepresidente tercero de la Diputación; la diputada de Empleo y Formación, María Esperanza González, y la diputada de Igualdad, Servicios Sociales y Familias, Natacha Rivas.

Como recién salidos de un circo, un par de zancudos recibieron a los invitados que arroparon a La Opinión en la novena edición de los Premios Málaga.

De la Junta de Andalucía, acompañaron a los consejeros Rocío Blanco, Antonio Sanz y Carolina España, la delegada del Gobierno, Patricia Navarro; la delegada de Igualdad, Ruth Sarabia; la delegada de Economía y Empleo de la Junta de Andalucía en Málaga, Carmen Sánchez; el delegado de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, José Antonio Víquez, y el delegado de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en Málaga, Carlos Bautista.

Entre los concejales del Ayuntamiento acudieron el portavoz del grupo socialista, Daniel Pérez, junto a Begoña Medina, viceportavoz; Remedios Ramos, coordinadora local de Izquierda Unida en Málaga y coportavoz de Unidas Podemos, acompañada por Pedro Moreno Brenes, exportavoz de IU, y Nico Sguiglia, portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento.

La noche contó con destacados representantes municipales como Ana Mula, alcaldesa de Fuengirola, que subió a recoger el premio Turismo por el Festival Marenostrum, acompañada por Rodrigo Romero, primer teniente alcalde de Fuengirola. También hicieron acto de presencia Ángel Nozal, exalcalde y portavoz del PP de Mijas, y Lourdes Burgos, concejala del PP de Mijas; Maribel Tocón, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Torremolinos; la alcaldesa de Archidona, Mercedes Montero; Manuel Robles, alcalde de Comares; Toñi Ledesma, alcaldesa de Alhaurín el Grande; Antonio Alés, alcalde de Riogordo; Alejandro Herrero, alcalde de Frigiliana y Vicente Campos, alcalde de Canillas de Aceituno.

Chaima Laghrissi, Marta Román, Ana Montañez y Tania León, miembros de la plantilla de La opinión de Málaga. GREGORIO MARRERO

El éxito de Málaga protagonizó las conversaciones entre los invitados. Ya fuese en clave cultural, en términos de turismo o por su alcance tecnológico e innovador, los hitos de la provincia estuvieron en boca de todos durante el cóctel. También se habló de futuro. De los retos, ilusiones y promesas que quedan aún por cumplir. Todo ello transcurría mientras dos zancudos figuraban por la sala haciendo las delicias de los asistentes.

La actualidad malagueña no quiso perderse la noche de La Opinión. Del mundo de la empresa y estuvieron presentes Federico Beltrán, presidente de Famadesa; Raquel Soler, en representación de Prolongo; Elvira Carrera y Mar González, del Museo Automovilístico; Sergio Ragel, representante de Cerveza Victoria; Joaquín Segovia, director en el Territorio Sur de Telefónica; Felipe Romera, director general de Málaga TechPark; Pilar Fernández-Fígares, gerente en Malagaport; Esther Molina, gerente de Suncruise; Santiago Lucas, presidente de Top Digital o Manuel Villafaina, presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Playa.

Prensa Ibérica respaldó a La Opinión de Málaga con la presencia de su presidente, Javier Moll, que vino acompañado de Arantza Sarasola, vicepresidenta del grupo. También acudieron a una celebración tan especial Isidoro Nicieza, director general de Contenidos; Sergi Guillot, director general del grupo; Andrés Sánchez, gerente general y Juan Ramón Gil, director general de Contenidos de Prensa Ibérica para sus medios en Alicante, Murcia y Málaga.

Ambiente relajado con la música de saxo

El encuentro transcurrió en un ambiente relajado, animado por la música en directo de un saxofonista. En uno de los momentos más icónicos de la noche, se pudo ver al cantante Javier Ojeda, fiel a su cita con estos premios, bailar al son de este instrumento. Durante el cóctel, dos cortadores de jamón de Prolongo surtían a unos comensales tan especiales, a la vez que una selección de entremeses iba y venía. Faltaron, eso sí, las croquetas, comentaron entre risas algunos de ellos.

Entre los asistentes también disfrutaron de los premios el rector de la UMA, José Ángel Narváez; el presidente del Ateneo, Luis Arroyo Martínez; el presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía, Domi del Postigo; Tecla Lumbreras, vicerrectora de Cultura de la UMA; el presidente de la Fundación Cánovas, Joaquín Ramírez, o Antonio Carrillo, exdirector del Hotel Escuela Santo Domingo.

Del sector sanitario y social acudieron el presidente del Colegio de Médicos, Pedro Navarro; el presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer Málaga, Joaquín Morales; la presidenta del Colegio de Logopedas, Adela Corrales; la secretaria de salud, dependencia y servicios sociosanitarios de UGT, Carmen Gaona; el doctor Antonio Urda Cardona o la enfermera Belén Navarrete, reconocida por ser la autora del libro que recoge cientos de cartas de pacientes ingresados en el Regional por Covid-19. Además, asistió la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Mariela Checa.

Del mundo del deporte destacó la presencia del consejero del Málaga CF, José Antonio Ruiz Guerra; el director del Área de Negocios y Servicios Generales del Málaga CF, Carlos Arias; el presidente de la Asociación de Periodistas Deportivos de Málaga, Antonio Rengel; la presidenta del Balonmano Costa del Sol, Pepa Moreno, y su director deportivo, Raúl Romero; Javier Díaz, director técnico por parte del BeSoccer CD UMA Antequera, y José Luis González, su director de operaciones. Mientras, la cultura malagueña estuvo representada por los pintores Evaristo Guerra y Antonio Montiel o el escultor artífice de las estatuillas de la gala, Juan Vega, entre otros.

Todos estos invitados estuvieron arropando, como no podía ser de otro modo, a los protagonistas de la noche. Durante el cóctel se pudo ver al doctor César Ramírez inmortalizando el momento, estatua en mano, junto a su mujer, Marta, su hijo y algunos amigos. Mientras, la karateka María Torres disfrutó del cóctel junto a su padre, cinco veces campeón de Europa de karate, Eugenio Torres, y demás compañeros del mundo del deporte que la acompañaron durante toda la noche. Torres protagonizó una conversación con Antonio Rengel en la que pudo verse la complicidad que hay entre ambos.

El portavoz del grupo socialista, Daniel Pérez y la edil Begoña Medina (dcha), estuvo charlando con el premiado César Ramírez y su esposa, Marta.

María Peláe inundó la velada con su arte. La cantante defendió la cultura en un discurso que se hizo viral en las redes sociales. Y mucha cultura musical alberga cada año el Festival Marenostrum de Fuengirola, que se hizo con el premio Turismo. Quién sabe si durante el cóctel, Ana Mula y Peláe cerraron alguna fecha para el ciclo de conciertos del próximo año.

La Málaga tecnológica se convirtió en una de las grandes protagonistas de la noche con los premiados Ezequiel Navarro -premio Empresa por el Grupo Premo-, y Felipe Romera, que recogió el premio Innovación. Durante el cóctel, pudo verse a Romera mantener una animada conversación con el presidente de la Diputación, Francisco Salado, y el rector José Ángel Narváez, otro de los condecorados.

Y es que el premio honorífico ha recaído este año sobre la Universidad de Málaga, que celebra su 50 aniversario. A la charla entre este trío se uniría más tarde Tecla Lumbreras, una de las figuras más representativas de la UMA. Los Premios Málaga 2022 culminaron así, con amigables conversaciones entre los asistentes, que tuvieron la oportunidad de charlar en un ambiente mucho más distendido, alejados de la vorágine del día a día que marca la actualidad.