Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Crónicas de la ciudad

El parque de San Miguel, más cerca del camposanto

El Ayuntamiento adecenta la antigua puerta del camposanto, con vistas a comunicar por fin la zona verde con la plaza del Patrocinio y el Cementerio Histórico de San Miguel

Aspecto de la antigua puerta del Cementerio, en terrenos del parque, esta semana. A.V.

En mayo de este año, esta crónica se hacía eco de que una parte del Parque de San Miguel más bien parecía un decorado de Fort Apache después de haber sido arrasado por los indios.

Desde que se abrió el parque, minoritarias agrupaciones celulares se habían empeñado en desfogarse atacando los restos de las dos antiguas entradas (o salidas) del Cementerio de San Miguel, hoy en terrenos de esta zona verde.

Como resultado, lo que en parques de latitudes más civilizadas habría sido una grácil convivencia entre lo nuevo y lo viejo, aquí nuestros nostálgicos de los tiempos neandertales habían transformado las antigüedades en una paparruchada.

Las portadas y parte de los blancos muros de una de ellas se habían convertido en blanco de los malaguitas más asilvestrados. Se trataba de zoquetes pertinaces pero con la capacidad de raciocinio suficiente como para guarrear de forma consciente un trozo del Patrimonio de todos. Eso explicaría que, al menos en mayo, una de las dos antiguas puertas del Cementerio luciera una suerte de ‘cipote de Archidona’, con perdón, plasmado gracias al espray, entre otras gracias pictóricas.

Porque peor lucía la pared que se correspondía con antiguas dependencias del cementerio, tomada por un espurreo innoble que incluía el dibujo de un segundo ‘artefacto cipotero’, con perdón, y hasta un extraterrestre verde, una marcianada fuera de lugar.

El Ayuntamiento ha puesto ‘pie en pared’ pero para a continuación blanquearla todo lo que ha podido. El resultado ya puede verse y es un signo de civilización frente a nuestros mamíferos. Quedan las zonas de ladrillo visto ensuciadas pero ya ha vuelto a triunfar la limpieza.

Este es solo un paso para completar la necesaria y útil comunicación entre el Parque de San Miguel y la plaza del Patrocinio, camino directo al Cementerio Histórico de San Miguel, una reivindicación lógica que se hacía esperar desde hacía años.

De momento, ya se ha pavimentado el camino que enlazará con la plaza y en el entorno de la puerta principal ya puede verse desde la explanada un suelo de piedra que realza su carácter monumental.

Fuentes municipales informan de que la verja que separa estos dos espacios tendrá un horario y así se completará el circuito, porque lo lógico tras visitar el parque es visitar el cementerio del que nació esta zona verde.

De paso, a los interesados el Consistorio les evitará un fastidioso e inexplicable rodeo. La novedad sería un buen regalo de Reyes. Felicidades.

Compartir el artículo

stats