Servihogar fue una de las empresas presentes en la jornada que el Colegio de Administradores de Fincas de Málaga organizó en Estepona para actualizar los temas de interés en las comunidades de propietarios, y analizar las cuestiones de adaptaciones normativas que más interesan en estos espacios.  La adaptación de las puertas de garaje a la normativa CE es uno de los aspectos que mayor debate crea en las comunidades, y que los administradores instan a revisar y cambiar para evitar incidencias.

“El número de accidentes con estos dispositivos entre los vecinos roza los 50 en la provincia de Málaga en un año; en el último ninguno mortal, pero estos sistemas CE están pensados para la seguridad de las personas, y aunque los incidentes sean pocos no debemos bajar la guardia para evitar desgracias”, apuntó Alex O’Ghalla, técnico de Servihogar Málaga. Esta normativa de sello de calidad de Conformidad Europea (CE) está vigente desde 2017, pero ahora empiezan a acabarse los periodos de transición y adaptación a los que fueron requeridas las comunidades de propietarios. Y las inspecciones se están intensificando, al ser un elemento con cierto riesgo en su uso; por el que pasan muchas personas y en el que la mayoría de los accidentes que ocurren en torno a ellas suelen ser graves e incluso mortales. Es por esto por lo que, en las nuevas promociones ya deben instalarse con todas las dotaciones de seguridad que se recogen en la última normativa comunitaria.

Como ocurrió hace unos años con los ascensores, "el cumplimiento de la normativa europea, en materia de seguridad en las comunidades de propietarios; se ha convertido en algo esencial en el mantenimiento de los recintos y dependencias comunes de los vecinos. Pues igual debe aplicarse desde ya en las puertas de garaje”, apuntaron los expertos en estas jornadas del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga. 

Adaptación de elementos

Todo está enfocado a evitar accidentes. Por ejemplo, en las puertas correderas, el cierre -en forma de guillotina- debe llevar banda de goma instalada al comienzo de la hoja móvil que mandaría una señal al motor para una apertura de emergencia en caso de notar un aplastamiento indebido. 

La adaptación de las puertas correderas se realiza con bandas de goma que el diseño de barrotes pueda atrapar a alguien; y se recomienda instalar unas luces que avisen cuando la puerta está en pleno movimiento. El mayor peligro es el choque con una persona, o que quede atrapada en alguno de los elementos o piezas de la puerta.

Las mencionadas bandas de goma también se incluyen en la parte inferior de las puertas batientes, para evitar cualquier enredo, que se detenga en caso de detectar cualquier atrapamiento y que se frene en caso de detectar cualquier toque o roce con persona u objeto. En el movimiento de cierre, al tener que llevar instalada también una banda de goma vertical junto a la esquina más exterior; se detecta rápidamente cualquier atisbo de posible aplastamiento, para detener el movimiento y ordenar su apertura.

“Si se realizan cambios sustanciales en la puerta, como es el cambio de la hoja o el motor por otro modelo, el cambio debe venir ya con estas dotaciones de seguridad. La inversión no es grande”, puntualiza el técnico de Servihogar.