La Fundación Unicaja, principal accionista de Unicaja Banco con el 30,2% de los títulos, se está planteando sustituir a sus cuatro consejeros dominicales presentes en el consejo de administración de la entidad financiera para afrontar con más garantías un 2023 donde la entidad se afronta un significativo cambio de gobernanza. En el patronato de la Fundación celebrado la pasada semana ya se mencionó la cuestión, según ha podido saber este periódico, revelando la actual falta de confianza hacia estos consejeros (Juan Fraile, Petra Mateos-Aparicio, Teresa Sáez y Manuel Muela), que fueron designados para el cargo durante la anterior etapa presidida por Braulio Medel

La Fundación ya advirtió hace unos meses, con la llegada de José Manuel Domínguez a la presidencía, que iba a evaluar de forma interna si los consejeros dominicales designados para el banco se habían ajustado a la defensa de los intereses de la Fundación y al protocolo de la fusión de Unicaja y Liberbank. Aunque los resultados de esa evaluación no ha sido dados a conocer, el sentir en el patronato podría ser proclive a encarar el cambio de estos consejeros.

Fuentes financieras han señalado a Efe que existe un problema de incomunicación con estos representantes. Desde la Fundación se ha intentado así conversar con esos consejeros dominicales -que están en la fase inicial de su actual mandato, ya que fueron reelegidos en la junta ordinaria de accionistas celebrada al pasada primavera-. Tras varios intentos imposibles de entrevistarse con los consejeros, la Fundación se plantea la necesidad de sustituirlos, una decisión que -al parecer- no ha sido recibida de forma favorable por ellos.

Según han explicado a este periódico fuentes cercanas a la institución, las opciones para el cambio pasarían por tres vías: la primera, que los cuatro consejeros dominicales aceptaran presentar su renuncia (algo que, inicialmente, parece improbable); la segunda, que la Fundación instara en un momento dado al banco a que celebrara una junta extraordinaria de accionistas; y la tercera, que se esperara a la junta ordinaria de accionistas de 2023 (que tendrá lugar en primavera, antes de que acabe abril) para plantear la cuestión.

Cambios para afrontar un 2023 clave

Durante el patronato de la fundación de la pasada semana, su presidente, Domínguez, planteó en un punto del orden del día la necesidad de resolver el problema de falta de confianza en los consejeros por parte de los patronos que los nombraron y que deben velar por la gestión eficaz de la participación accionarial en el banco. Según Efe, varios patronos intervinieron en la línea de sustituir a los consejeros dominicales y la voluntad fue mayoritaria. Las fuentes precisan que no se produce ni un mínimo intercambio de opinión con los consejeros, aunque después ellos actuasen de forma independiente.

A los cuatro consejeros se les reprocha, con su apoyo en algunas votaciones clave en el seno del consejo de administración, contribuir a invertir el reparto de la ecuación de canje de la fusión por la que Unicaja Banco absorbió a Liberbank con una mayoría resultante del bloque de la antigua Unicaja frente a la entidad de origen asturiano (un 60% frente a un 40%).

La composición del consejo cobra más relevancia dado que en verano de 2023 el banco cambiará su modelo de gobernanza. La presidencia que ostenta el malagueño Manuel Azuaga perderá sus funciones ejecutivas. Por otro lado, el consejo debe decidir si el consejero delegado, Manuel Menéndez -que procede de la antigua Liberbank-, continúa en el puesto o se elige a otro primer ejecutivo.