La visita a Anduva del pasado fin de semana sumó otra jornada más en el calendario sin ver al Málaga CF lanzando un penalti. El encuentro ante el Mirandés concluyó con varias acciones polémicas que ni siquiera fueron revisadas por la sala VAR, entre ellas un par de jugadas que pudieron acabar con la pelota en los 11 metros... pero nada. Con este, ya son 37 partidos consecutivos de Liga sin que los blanquiazules tengan la ocasión de transformar un penalti. Eso, sin contar los partidos de Copa del Rey en los que, por supuesto, tampoco se ha podido ver esta acción a favor del equipo costasoleño.

En el último partido frente al Mirandés hubo varias acciones dudosas que no fueron revisadas y en alguna se pidió penalti por parte malaguista. Al acabar el encuentro, numerosos aficionados se quejaron, de hecho, por redes sociales de posibles faltas cometidas dentro del área sobre Escassi y Chavarría, en este último caso en la acción que ha desembocado en la lesión grave del argentino, que se perderá lo que resta de temporada.

El árbitro Vicandi Garrido señaló saque de puerta y no señaló ni falta de Vivian, pero el desenlace ha sido el peor de los posibles, con una grave lesión de rodilla. Al debate sobre si realmente las jugadas debieron ser o no señaladas se añade la mala relación entre el malaguismo y este colegiado, que ha protagonizado varios arbitrajes polémicos con decisiones controvertidas que han perjudicado al Málaga.

La última ocasión en la que el Málaga disfrutó de un penalti a favor fue en la jornada 32 de la pasada temporada frente al Huesca. Armando Sadiku fue el encargado de transformar el lanzamiento en gol aquel 12 de junio en La Rosaleda, en un partido que acabó con victoria visitante.

Durante la campaña 2019/20, fueron un total de nueve los penaltis pitados a favor de los blanquiazules. En aquel entonces, dichos penaltis -todos transformados en gol- dieron 10 puntos a los de Pellicer, una renta decisiva que ayudó al equipo a evitar el descenso a Segunda B. Adrián González (4) y Sadiku (5) fueron los únicos anotadores desde los once metros. Estos tantos fueron casi un cuarto del total de los que consiguió anotar toda la plantilla (35), un dato de gran importancia para un equipo que no se caracterizó precisamente por su olfato goleador

En la temporada actual, y debido a la ausencia de ambos jugadores, no está claro quién será el encargado de materializar estas ocasiones. Previsiblemente debe ser Lombán, que se preparó para tirar un penalti frente al Oviedo, hace algunas jornadas, justo antes de que el VAR diera marcha atrás a la primera decisión del árbitro y anulara la pena máxima.

Que aquella jugada no se penalizase sentó como un jarro de agua fría en el seno de Martiricos. En aquel partido frente al Real Oviedo, Lucas Ahijado resbaló dentro del área y su mano apoyada en el suelo sirvió como interferencia para un pase que Joaquín acababa de realizar. Gálvez Rascón decretó la pena máxima, pero la sala VAR llamó la atención del colegiado, que revisó lo ocurrido y revocó su decisión.

Esta acción tan controvertida, además de otras muchas ante rivales como el Albacete, el Mallorca o el mismo Mirandés, no han hecho más que aumentar la cuenta de partidos oficiales que lleva el Málaga sin visitar los once metros. Una ausencia de penas máximas que es especialmente dolorosa para un equipo al que le cuesta tanto transformar sus ocasiones en gol, por lo que aumenta todavía más la relevancia de este asunto.

La cuenta suma y sigue, y queda poco ya para que se cumpla una temporada completa (42 partidos) desde la última pena máxima a favor del Málaga. De hecho, el conjunto blanquiazul en el único equipo de toda LaLiga SmartBank que no ha lanzado un penalti a favor desde el inicio del presente curso liguero 2020/2021. A principios de este año, Zaragoza y Mirandés acompañaban al Málaga en esta curiosa estadística, pero ambos equipos pudieron lanzar desde los once metros en sus últimos compromisos. Ya solo queda el Málaga CF. ¿Por cuánto tiempo?