Al término del encuentro ante el Lugo, José Alberto López compareció ante los medios para analizar el encuentro en el que sus jugadores lograron que los tres puntos en juego se quedaran en Martiricos.

A su parecer, el conjunto blanquiazul hizo "muy buen partido en líneas generales, pero se sufre hasta el final si no lo cierras. Cuesta mucho ganar, está la clasificación muy igualada. El equipo ha hecho un trabajo impecable, el triunfo está basado en el colectivo y en la solidaridad que demuestra cada día”.

El equipo lleva cinco jornadas consecutivas sin perder y el entrenador destacó la buena dinámica del conjunto: "Con dos victorias y tres empates el equipo sigue compitiendo, creciendo, está vivo. En esta semana han sido 17 jugadores los que han participado como titulares, está todo el mundo muy metido y lo demuestran. Tenemos un equipo muy comprometido, la afición disfruta mucho con él y este es el camino a seguir. Tenemos margen de mejora, tenemos que seguir compitiendo, exigiendo y mejorando”.

Eso sí, no dudó en asegurar que después de tanta carga de trabajo entre entrenamientos y partidos "los chavales están fundidos". "Ha sido una semana muy exigente y el partido también lo ha sido. El rival te quita el balón en el tramo final y hay tensión con el marcador corto. Lo hemos interpretado muy bien”. 

La cara amarga del encuentro fue la lesión de Sekou Gassama. "Ha notado unas molestias musculares, no se sabe el alcance de la lesión”, comentó el técnico. No obstante, remarco que "lo más importante es que cada jugador que sale lo deja todo y el equipo no nota las ausencias, y eso es vital para nosotros”.

Por último, quiso dar la enhorabuena a Genaro por el trabajo realizado y el gol que dio la victoria a los boquerones: "Me alegro mucho por el gol, se lo merecía, lo estaba rondando en los últiimos partidos. Hoy, por suerte, ha llegado y ha llegado parra darnos tres puntos”.