El Málaga CF debe tener como claro y único objetivo pelear por entrar a final de la fase regular entre los seis primeros para poder disputar el play off de ascenso a LaLiga Santander. Los encuentros anteriores habían dejado muchas dudas sobre que esto fuera posible, la confianza en el equipo había tras varias actuaciones muy pobres, pero el choque del domingo frente al Sporting dejó muy buenas sensaciones pese al empate. Hay varios motivos para ilusionarse, entre otras cosas, por lo que mostraron en muy pocos minutos los recién llegados.

El conjunto blanquiazul venía de una racha negativa que cortó con la victoria en Alcorcón. Pese a llevarse los tres puntos de Santo Domingo (0-1), el equipo no convenció y dejó patente una falta de ideas y carácter preocupante. Eso se borró de un plumazo frente al Sporting. El Málaga recuperó algunos aspectos de su juego que le hicieron ser un equipo temible en casa en las primeras fechas del campeonato. La garra, la ambición y la intensidad volvió a unos jugadores que pasaron por encima de su rival y solo la falta de puntería y una gran actuación de Mariño evitaron que los tres puntos se quedasen en Martiricos. Los blanquiazules demostraron de lo que son capaces, ahora necesitan hacerlo con regularidad.

La puesta en escena de los dos jugadores que ha incorporado el Málaga CF en este mercado invernal no pudo ser mejor. Ambos entraron en la segunda mitad y coincidieron en el verde en los mejores minutos del equipo, donde logró el empate y tuvo oportunidades para ganar. Aleix Febas fue ese jugador que ha echado en falta el equipo en la primera vuelta, capaz de romper líneas ya sea en conducción o filtrando pases. Álvaro Vadillo quiso ser protagonista y buscó el balón en todo momento. El estreno de ambos ha gustado, ahora tienen dos semanas para terminar de acoplarse al equipo antes del próximo encuentro de LaLiga, frente al Ibiza de Paco Jémez en La Rosaleda.

Las opciones blanquiazules de alcanzar el play off de ascenso están intactas. Es cierto que el Málaga necesita hacer una gran segunda vuelta para asaltar la sexta plaza, pero jugando como el domingo ante el Sporting todo es posible. A falta de 19 jornadas por disputar -57 puntos-, los de José Alberto son undécimos con 31 puntos, a seis del sexto clasificado, el Girona con 37. Si son capaces de enganchar un par de victorias consecutivas -ahora recibe al Ibiza y va a Miranda de Ebro- se meterán de lleno en la pelea por las plazas que dan derecho a jugar las eliminatorias por subir a Primera.

Aún queda mes de enero por delante para que Manolo Gaspar le pueda poner el broche al mercado invernal con una nueva incorporación. El puesto preferido ahora a reforzar es el del central, una parcela del campo en la que el Málaga ha sufrido durante un tramo de la primera vuelta por la lesión de Juande. El canterano ya regresó al equipo el domingo y, casualidad o no, Peybernes estuvo mucho mejor que en jornadas anteriores. José Alberto solo cuenta con tres centrales puros con ficha profesional -Juande, Peybernes y Lombán-, con el comodín de poder utilizar ahí a Escassi o Genaro. La idea de La Cueva es la de abordar el fichaje de un nuevo zaguero.

Mirandés-Málaga CF, el domingo 30 de enero a las 18.15 horas

El Málaga CF ha conocido un nuevo horario en la mañana de este lunes. LaLiga ha publicado las fechas de la 25ª jornada de Segunda División, donde los blanquiazules visitarán al CD Mirandés en Anduva el domingo 30 de enero a las 18.15 horas.

Antes de ese encuentro, los de José Alberto volverán a tener un duelo en La Rosaleda, en este caso, ante el Ibiza de Paco Jémez. El cuadro balear visitará Martiricos el sábado 22 de enero a las 21.00 horas. El encuentro frente a los ibicencos será el próximo partido oficial del Málaga CF en LaLiga SmartBank. Este próximo fin de semana habrá parón debido a la disputa de la ronda de octavos de final de la Copa del Rey, torneo en el que los malagueños ya están eliminados. Por contra, jugarán este viernes un amistoso a las 11.00 horas en La Rosaleda frente al Puskas Academy húngaro.