En su puesta de largo, Álvaro Vadillo compareció en la sala de prensa de La Rosaleda para explicar qué espera de su periplo blanquiazul a nivel personal y profesional. "Quería agradecer a Manolo y al club la incorporación, tampoco olvidarme de Rufete y el Espanyol. No vengo compitiendo en este último año y medio, ha sido complicado a nivel de minutos, pero me encuentro bien y adaptado para los pocos entrenamientos que llevo", comentó en primer lugar.

Desde el primer momento ha tenido muy clara sus preferencias: "Sabía que si tenía que ir cedido a un Segunda, mi primera opción era esta incluso antes de que ellos se interesaran. Sé que mi mayor rendimiento lo he dado en Andalucía, mi ultima etapa en Granada fue muy buena y quería estar cerca de casa si era posible".

En cuanto a lo que puede aportar, destacó que tiene experiencia en Segunda pero a la vez se siente joven. "Tengo tablas en esto, puedo aportar la experiencia en la categoría, en los vestuarios, a nivel personal creo que todos estos años y partidos pueden ser un plus porque la plantilla es joven, con ilusión y ambición, se ve en los entrenamientos".

En el apartado de objetivos, Vadillo sabe que todo el mundo "se pone objetivo y cotas, pero la experiencia me dice que cuanto menos pensemos en el objetivo final, mejor. La Segunda es bonita y muy exigente, con eso y con el trabajo diario a finales de abril veremos por lo que se está luchando. Nosotros afrontamos con ilusión y ambición, pero con cautela y yendo día a día, disfrutando que es lo más importante para mí".

Su primer partido como blanquiazul lo disputó el pasado domingo, ante el Sporting. "La afición es brutal, las aficionados andaluces son muy exigentes y pasionales, estoy realmente encantado con el recibimiento. A nivel personal, soy un jugador que tengo mucha confianza y seguridad en mí mismo, creo que me respetan las lesiones, estoy seguro que daré un gran nivel. Además, dijo que quien mejor lo podía definir era Manolo Gaspar, aunque relató que se siente "un jugador alegre, atrevido, puedo actuar en cualquier posición de mediapunta, con ganas de tener el balón, disfruto encarando y con tengo predisposición al trabajo". 

A la hora de desgranar en qué estado llega a Martiricos, incidió en que lleva año y medio sin competir pero "venía de Granada de un muy buen nivel. Estoy un momento en el que físicamente estoy bien, tengo la edad y la experiencia para ayudar y ser un plus en los partidos que no tienes con 20 años. Para mí es el momento de ser un salto de calidad tanto yo como el equipo".  

Por último, en clave futura, aseguró que no se limita a pensar en los seis meses que tiene en Málaga: "Quiero disfrutar y gastar toda mi energía en el día a día, estar cerca de mi gente, estar enAndalucia, quiero disfrutarlo. Lo. Que pase mañana ni me interesa ni me preocupa".