Desde hace varias semanas, a la hora de pensar en el próximo partido del Málaga CF se habla de final. Independientemente de la retórica, hoy ha llegado el día, al menos para el entrenador Natxo González. Perder debe dejar de ser una opción para los blanquiazules si quieren que se apacigüen los nervios de las últimas jornadas y que el míster se mantenga en el cargo al menos hasta que concluya la temporada.

Girona y Málaga forman dos caras muy distintas de una misma moneda, la moneda de LaLiga SmartBank. Los de Míchel Sánchez, en la parte alta de la clasificación y con una racha ilusionante, mantienen la esperanza de conseguir el billete directo a la máxima categoría. Por otra parte, los blanquiazules necesitan puntuar, y si es de tres mejor que mejor, para aumentar la distancia con la Real Sociedad B y los puestos de descenso a la categoría de bronce. Será un partido de vital importancia para los dos equipos en cuestión, aunque por motivos bien diferentes.

La situación económica e institucional del club no es la mejor para ejecutar un tercer cambio en el banquillo. En cambio, después de la derrota en casa ante el Huesca han aumentado las dudas sobre la continuidad del míster. El margen de error es mínimo y el de maniobra aún menor, pero una tercera derrota consecutiva sería insostenible, más si cabe teniendo en cuenta el calendario que le espera al Málaga CF.

Altas y bajas

Para afrontar la ardua tarea de frenar la mala dinámica malaguista, esta semana Natxo contará con nuevo efectivos. El más destacado es Adrián López, fichado para disputar lo que queda de temporada con el Málaga CF. Lucirá el dorsal 21 y es probable que tenga minutos en el césped de Montilivi, si su inscripción en LaLiga llega a tiempo. La delantera necesita regenerarse y, aunque el futbolista lleva tiempo sin competir, podrá aportar su incontestable experiencia a la causa. Será su segundo periplo en Martiricos tras su paso en la temporada 2008-09, en un Málaga en Primera División.

También regresará al planteamiento del técnico vitoriano Víctor Gómez solo unos días después de haber jugado un par de encuentros con la selección nacional sub-21. Recuperará el lateral derecho después de jugar 180 minutos con ‘La Rojita’.

En el apartado de bajas, además de las ya conocidas de Jairo, Juande y Luis Muñoz, también se quedan fuera por lesión con sendos problemas musculares producidas en la sesión matinal de ayer Hicham (cuádriceps derecho) y Pablo Chavarría (adductor mediano derecho).

La expedición blanquiazul partió ayer hacia tierras catalanas después del entrenamiento y la rueda de prensa del míster y ya se encuentra en Girona.

El Girona más peligroso

Los catalanes están lanzados a sumar su quinta victoria consecutiva para situarse de manera provisional a cuatro puntos del Almería y seguir soñando con el ascenso directo.

Es la primera vez que los de Míchel han conseguido cuatro victorias consecutivas por primera vez en la temporada: ante el Oviedo (2-1), Las Palmas (1-3), Ibiza (5-1) y Almería (0-1), con gol de Borja García y mucha épica. Con estos números se convierten en el equipo en mejor forma de LaLiga SmartBank del último mes: han sumado 12 puntos de los 12 en juego.

Esa excelente dinámica ha servido para aumentar, de dos a siete puntos, la ventaja sobre el séptimo clasificado. Algo que motiva mucho más al conjunto catalán.

Eso sí, el preparador también tendrá que lidiar con importantes bajas para medirse al Málaga. No podrá contar con Borja García, Aleix García, Santi Bueno y Ramón Terrats, sancionados, y los lesionados Ibrahima Kébé y Darío Sarmiento. Sí estará disponible Valery Fernández.