El Málaga CF comenzó a preparar en la tarde de este martes la visita del FC Andorra a La Rosaleda (21.00 horas). Los de Pepe Mel completaron una sesión vespertina en las instalaciones de La Rosaleda en la que estuvieron ausentes todos los lesionados.

La enfermería sigue repleta. Andrés Caro hizo carrera continua en solitario; Luis Muñoz y Ramalho, labor específica en el verde bajo la supervisión del readaptador físico Toni Tapia y Juande, Chavarría y Moussa permanecieron en el gimnasio. Habrá que ver si Mel consigue recuperar a alguno de ellos a lo largo de la semana para sumar otra pieza para la batalla del domingo. También se ausentaron los canteranos Víctor Olmo, lesionado en el ligamento cruzado de la rodilla derecha, y Murillo, con una avulsión distal en el tendón del tríceps de su brazo izquierdo.

La plantilla blanquiazul se ejercitará todos los días de aquí al partido frente al equipo del Principado. Tendrá un entrenamiento diario a partir de las 10.30 horas en La Rosaleda. El mismo día del partido también habrá una sesión de activación por la mañana.