El Hospital Costa del Sol ha implantado medidas más estrictas para regular el acceso a sus instalaciones y en el acompañamiento a pacientes en todas las áreas, como prevención ante el avance del Covid-19.

En los casos excepcionales en los que se permite el acompañamiento, se autoriza sólo a una persona por paciente, previa realización de PCR con resultado negativo y que deberá estar identificada, permanecer en la habitación y evitar deambular por los pasillos y otras zonas del hospital.

El uso de la mascarilla es obligatorio en todo momento, incluso en el interior de las habitaciones, y se recomienda la higiene frecuente de manos, señala el hospital ubicado en Marbella.

A las personas que ejercen labores de cuidado y acompañamiento de los pacientes ingresados se les recomienda que, una vez fuera del hospital, respeten las medidas de distanciamiento social y eviten las aglomeraciones y el «contacto estrecho» con otras personas.

La persona cuidadora deberá permanecer en su domicilio si presenta síntomas relacionados con el Covid, como fiebre, tos o dificultades para respirar, y comunicarlo a los servicios sanitarios a través de la Atención Primaria.

Las visitas a las personas hospitalizadas no están autorizadas.

En el caso de quienes acudan a pruebas funcionales o de diagnóstico o intervenciones quirúrgicas en Consultas Externas sólo está permitida la presencia de un acompañante. Igualmente para menores de edad y personas dependientes o cuando sea recomendable contar con apoyo en la salida del hospital.