El concejal de Opción Sampedreña (OSP) Rafael Piña ha tachado de «nefasta» la gestión que, según él, ha hecho el equipo de Gobierno para limpiar y desbrozar el cauce del río Guadaiza.

La formación sampedreña asegura que las actuaciones se han ejecutado en márgenes del río en los que el desnivel era superior al 20 por ciento, labores que, según OSP, no se pueden realizar para evitar posibles riesgos de desprendimiento.

La orden con la que el Ayuntamiento ha ejecutado las labores de adecentamiento, concedida por la Junta de Andalucía en 2018, advertía contra la acumulación de sedimentos y árboles, aspecto que, agrega OSP, se ha incumplido.

«La acumulación de la maleza es un peligro. Con las lluvias, la maleza acaba o bien en el mar o bien taponando los puentes que hay en el curso del río Guadaiza», apunta el concejal, exteniente alcalde de San Pedro Alcántara durante el mandato anterior, que añade que los operarios han dejado ejemplares de árboles que deberían haber talado, como eucaliptos, que no son propios de la zona y ocasionan problemas.

«Han hecho todo lo contrario de lo que tenían permitido», agrega.

Según Piña, la autorización que habilitaba al Ayuntamiento a actuar en los ríos Guadaiza, Verde, Guadalmina y Real impedía la utilización de maquinaria pesada para realizar los trabajos. «Y aquí hemos visto cómo han actuado excavadoras. Entendemos que no ha habido una limpieza selectiva. Hay que recordar en este sentido que son numerosas las especies de flora autóctonas y fauna», apunta el concejal.

«La gestión que ha hecho el equipo de Gobierno en la supuesta limpieza y desbroce del cauce del río Guadaiza ha sido nefasta», agrega Piña, concejal de una formación que cogobernó el municipio con el PP desde mediados de 2017 hasta 2019.

OSP, Impulsa Ciudad y Ecologistas en Acción denunciaron en octubre la forma con la que el Gobierno local realizaba los trabajos de desbroce del río.

Impulsa Ciudad y Ecologistas en Acción denunciaron la destrucción del bosque de ribera del Guadaiza, una zona, destacaron, catalogada como de especial protección y conservación por la Unión Europea por su patrimonio natural y su valor ecológico.

Entre las especies de ribera eliminadas estaban la sabina, el taraje, los sauces y los juncos, señaló Ecologistas en Acción, que aseguró que las actuaciones se ejecutaron en ausencia de una supervisión técnica.

Impulsa Ciudad lamentó también que, tras las labores, siguiera habiendo especies exóticas.

Tras las protestas, agentes de la Guardia Civil se personaron en la zona para interesarse por las actuaciones.