El municipalismo, la apuesta por la política municipal, recibió ayer un espaldarazo de importancia por parte de la Diputación Provincial de Málaga. También podría decirse que lo que ocurrió es la puesta a disposición de los municipios de la provincia de un volumen de fondos altísimo, de los más importantes de la historia de la institución supramunicipal, para que estos puedan hacer frente a las prioridades del momento, muchas de ellas, claro, definidas o caracterizadas por el brutal impacto en la sociedad y en las arcas municipales de la crisis económica derivada de la pandemia. Así, la Diputación aprobó en su pleno telemático de ayer las directrices y los criterios para el reparto del llamado Plan Provincial de Asistencia y Cooperación (también conocido como el Plan de Concertación) de 2022.

El plan salió adelante con el apoyo del PP, Cs, el PSOE y el diputado no adscrito Juan Cassá. Sólo se abstuvo la confluencia de IU y Podemos (Adelante). Así, lo que se aprobó básicamente es cómo se van a repartir los 35.547.973 euros que aporta la Diputación al plan y, como aspecto más destacado, los municipios podrán disponer como fondos incondicionados de hasta 32,26 millones de euros, lo que supone el 93,5% del total.

El presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado, destacó tras la aprobación que se trata de un buen plan para los municipios más pequeños de la provincia. «Es un voto de confianza de esta corporación a los alcaldes, al municipalismo, sobre todo en estos momentos tan complicados, porque se da un giro importante para que la gran mayoría de los fondos sean incondicionados, fórmula que permite que los ayuntamientos puedan dirigirlos a las prioridades y necesidades de cada municipio», añadió.

En la primera fase de este plan para 2022 se ha dado luz verde al reparto de fondos para 87 municipios menores de 20.000 habitantes y para las entidades locales autónomas de Bobadilla Estación y de Estación de Gaucín-El Colmenar. A partir de ahora, conocida la cuantía de la que disponen, cada pueblo tendrá que decidir tanto la cantidad que destina como fondos incondicionados como la dirigida a los diversos programas de inversión, prestación de servicios y asistencia técnica que ofrece la Diputación y a los que pueden acogerse.

El diputado de Fomento e Infraestructuras, Fran Oblaré, concretó que posiblemente en septiembre u octubre pueda producirse la aprobación definitiva del plan, al que también se incorporarán Coín y Nerja, municipios con poblaciones de entre 20.000 y 25.000 habitantes.

La asignación económica del plan a cada municipio se rige por dos criterios. Por un lado, el 95 por ciento del importe económico total (33.770.575 euros) se reparte atendiendo a un criterio de población, con un máximo de 600.000 euros. Y, por otra parte, el cinco por ciento restante (1.777.398 euros) se distribuye en función del análisis del coste de los servicios de abastecimiento de agua, alumbrado público y alcantarillado que figuran en la liquidación de presupuestos de las entidades locales de la anualidad 2019.

Asimismo, dentro del plan en 2022 se llevará a cabo un estudio de las redes de saneamiento de las entidades locales. En este sentido, se realizará un inventario georreferenciado, con propuestas de mejora en los puntos de vertido de la red de saneamiento.

Oblaré agradece a los partidos el consenso alcanzado

La oposición, en concreto el PSOE, argumentó ayer su voto a favor de este plan con el aporte de dichos fondos incondicionados, pero matizó que no se han cumplido todas las necesidades. Al respecto, el diputado Manuel Chicón defendió incrementar en un diez por ciento hasta alcanzar los 42 millones de euros el fondo del Plan, dotación vigente con el gobierno del PSOE en la Diputación. Así, consideró la subida del 2,5 por ciento «francamente insuficiente». También reclamó una solución al «limbo» que sufren los municipios entre 20.000 y 25.000 habitantes o que superan ligeramente esta cifra. Abogó, al igual que la diputada de Adelante Teresa Sánchez, a trabajar en una fórmula para que a partir de los 20.000 habitantes se vaya reduciendo la financiación a los municipios, hasta llegar a los de 40.000.

Sin embargo, Adelante se abstuvo lamentando que «se dejan fuera» los municipios de Alhaurín el Grande y Cártama por superar el criterio poblacional y piden que se incorporen «con su propia financiación». Por otro lado, reclaman también ese aumento al diez por ciento en el fondo.

Fran Oblaré, diputado de Fomento e Infraestructuras, agradeció a los partidos el consenso acordado en la mesa del Plan de Asistencia y Cooperación y consideró estas aportaciones «razonables», pero en el caso del incremento de la cuantía del fondo, «son razonables pero no se pueden cumplir». De hecho, explicó que en el marco de cinco años este plan subirá un 12,8 por ciento. El diputado popular valoró que se incluyan los municipios de Coín y Nerja y esperó que en septiembre u octubre pueda producirse la aprobación definitiva del Plan.