El Plan Litoral de Málaga va a ser la caña si culmina. Habrá un concurso de ideas internacional, que igual el catarí de la torre-hotel del puerto aprovecha y presenta propuesta. Me gustaría ver tantos proyectos realizados antes de que se cierren mi ojos sin remisión alguna: éste, la regeneración de Lagunillas y entorno (Edusi), el Bosque Urbano de Repsol, la reforestación de Málaga, o alguno ni planteado como la implantación de arboleda en todas las calles posibles carentes de ese lujo, que el cambio climático, aunque renieguen, nos dejará aceras parrilla a la vuelta de unos años…

Sobre el Plan Litoral llevo oyendo hablar del soterramiento del tráfico del Paseo de los Curas y el intercambiador de la plaza de la Marina unos 15 años, pero se presenta como novedoso a sabiendas de los desencuentros entre partidos opuestos de Junta y Ayuntamiento, convirtiendo proyectos en quimeras… Mas los hay que nada pueden reprochar a un sempiterno desencuentro entre colores de administraciones como nuestras playas. Su regeneración y sus aguas bien parecen reflejar la cultura del pelotazo urbanístico y el turismo de masas. Ningún extranjero menciona lo ideal de nuestras playas de ciudad ni sus límpidas aguas, porque ni lo uno ni lo otro, sin embargo comentan la preciosa naturaleza de parques y alrededores de la ciudad y los edificios singulares con solera. Los malagueños no hemos rechistado porque de tener que sortear rocas y ratas para pisar orilla, pasamos solo a tener que quitarnos polvo de la ‘arena’ y curar heridas y hematomas que la amalgama de cemento, granito, mármol, ladrillo o loza nos causaban al entrar y salir del mar. Sobre la calidad del agua, en fin… En un abrir y cerrar de ojos se destruye lo que sea, para ver un proyecto meritorio materializarse pestañearemos infinidad de veces y con suerte…