Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Jordi Cánovas

Málaga de un vistazo

Jordi Cánovas

Bandas sonoras

Bizarrap y Shakira.

El desamor es una fuente de inspiración demasiado grande como para no aprovecharlo si eres un artista. De hecho, la mayoría de canciones están, si no basadas, al menos inspiradas en experiencias de sus compositores y de todas ellas las que tienen que ver con despedidas suelen tener mayor éxito que las que tratan de un amor todavía latente. Además, enganchan mejor con un público que puede hacer suya la letra y hacer que baile su estado de ánimo, o desánimo, a pesar de lo que se esté pasando. El mundo está lleno de despedidas. Y las canciones hacen eso, conectar con la gente por medio de letras que pueden aplicar a sus propias experiencias, por eso suelen ser ambiguas, sin referencias directas que las vuelvan demasiado personales. No siempre.

Si se le tuviera que poner una banda sonora a la semana sería la canción de Shakira y Bzrp la elegida en gran parte del mundo. Y es que se ha puesto número uno en un tiempo récord además de batir otros tantos, como ser la canción más reproducida tras las primeras 24 horas. Y no es para menos, el tema, como suele ser ya habitual en las colaboraciones del productor argentino, es pegadizo, bailable y además -en este caso- está lleno de morbo. Eso hace que se hable de la canción en muchos más planos que el artístico, y se han hecho eco del lanzamiento en muchísimos programas de televisión y otras plataformas. La letra está llena de mensajes hacia la expareja de la cantante, y esta vez no han sido indirectas, alguna frase, o alusiones como en las anteriores, sino que toda la canción es una misiva hacia Piqué en la que no deja espacio a la duda. Shakira dice adiós a su pasado, como otros tantos, y lo hace con portazo tan contundente y melódico que se le abren de golpe nuevas puertas.

Compartir el artículo

stats