Si por algo se caracteriza el Unicaja esta temporada es por sus altibajos. No solo a lo largo del curso, con cambio de entrenador incluido, si no incluso en un mismo partido, como ocurrió en el encuentro de la pasada jornada que se resolvió en la prórroga ante Joventut después de tenerlo ganado a falta de un cuarto y perdido cuando quedaba menos de un minuto de tiempo reglamentario. Esa irregularidad constante que ha acompañado a los de verde durante todos estos meses es la que debe desaparecer de un plumazo en este tramo final de Liga Endesa si quiere cumplir con el humilde objetivo que le queda: clasificarse para el play off.

El Unicaja es octavo. Y está en dicha posición gracias a que Brizuela sacó su magia para forzar la prórroga y destrozar a la Penya en el tiempo extra. Los de Fotis Katsikaris cuentan con 15 victorias y 16 derrotas, y están igualados a triunfos con el noveno, el Herbalife Gran Canaria, aunque con un partido perdido menos que los insulares. Los amarillos vienen empujando por detrás y obligan al equipo de Los Guindos a no fallar en su visita de esta tarde a la pista del UCAM Murcia (18.00 horas/Movistar Deportes).

El cuadro dirigido por Sito Alonso es otro de los conjuntos que está en ese vagón de los que pelean por alcanzar una de las plazas que dan derecho a jugar las eliminatorias por el título de la ACB. Con 13 triunfo y 19 tropiezos en 32 encuentros disputados, los murcianos apurarán frente al Unicaja sus últimas opciones de llegar al octavo puesto, ocupado en estos momentos por los malagueños.

Y afrontarán dicha batalla con un buen número de altas en su róster. Tanto es así que Sito Alonso deberá decidir a quién dejar fuera horas antes del choque. El UCAM recupera para la cita a su base Conner Frankamp, al alero Peter Jok y al ala pívot David DiLeo. Pero el buen nivel mostrado por jugadores como Isaiah Taylor, el excajista Kostas Vasileiadis y James Webb hará que el técnico madrileño deba elegir. Además, ya tienen totalmente recuperados a Jordan Davis, DJ Strawberry y a Rinalds Malmanis, que han pasado el coronavirus en el último mes. «La temporada nos ha dado mazazos, pero nos recuperamos de manera excelente y ahora nos quedan encuentros de dificultad máxima», dijo Alonso en la previa.

Por su parte, el Unicaja cuenta con las mismas bajas que en los últimos enfrentamientos. Gal Mekel y Yannick Nzosa siguen sin estar disponibles, y Carlos Suárez, que ya no volverá a jugar esta temporada salvo milagro, sigue con su proceso de recuperación. Con estas ausencias, el conjunto malagueño deberá afrontar un choque ante un rival directo al que Katsikaris ha definido como «un colectivo muy competitivo, muy duro, con mucho físico». «Tenemos que jugar muy bien para ganar allí», añadió.

En el partido, el Unicaja se reencontrará con un viejo conocido, el griego Kostas Vasileiadis. Pero aún más especial será el encuentro para el técnico heleno del cuadro verde, que pasó en dos etapas por el banquillo murciano. «Es una etapa muy buena, muy positiva. Tengo muy buenos recuerdos con la gente allí, hemos trabajado muy bien, hemos sufrido juntos, y conseguimos jugar el play off en una serie contra el Real Madrid muy emocionante», explicó Katsikaris.

Al Unicaja le quedan seis encuentros para alcanzar el objetivo, algunos de ellos tremendamente complicados ante equipos de Euroliga como Baskonia o Real Madrid. Así que es de obligado cumplimiento no fallar en Murcia.