El Unicaja y Darius Thompson quieren unir sus destinos profesionales. Y cuando dos partes quieren lo mismo, el final de la ecuación suele salir positivo. El base estadounidense que las dos últimas temporadas ha jugado en el Brindisi italiano de la Serie A de la LEGA es el número 1 de la lista que maneja el club de Los Guindos para reforzar la posición de base y hay un moderado optimismo en todas las partes para que se llegue a un acuerdo definitivo más pronto que tarde.

Según aseguraron ayer fuentes próximas al jugador natural de Tennessee a La Opinión de Málaga, Thompson, de 26 años y 1.93 metros, no tiene todavía una oferta formal del Unicaja encima de su mesa, aunque sí hay conversaciones verbales bastante avanzadas que invitan a pensar en un acuerdo final.

En Los Guindos piensan que Thompson podría ser un buen complemento para Alberto Díaz en la dirección del equipo, un jugador con un buen físico y una gran capacidad para dirigir al equipo y buena visión de juego para buscar siempre el mejor pase posible.

Te puede interesar:

El único problema que aparece en el horizonte es que el jugador, mientras le llega la oferta cajista, pueda recibir otra proposición mejor de algún otro club que complique su llegada a Málaga. No es un peligro real a día de hoy, pero mientras no firme con el Unicaja es un riesgo que no se puede evitar correr. Su agente, Matteo Comellini, mantiene una buena relación personal con Katsikaris, algo que podría también ayudar a finiquitar la operación.

Thompson es un jugador desconocido por el gran público ya que su experiencia profesional arrancó en la Liga holandesa y ahora suma dos años en Italia después de que tras su etapa universitaria no fuera drafteado por ningún equipo de la NBA. Esta campaña recién finalizada ha brillado en el Brindisi. Su equipo quedó segundo de Fase Regular, por detrás del Milán de Euroliga y por delante de la Virtus de Bolonia, que le eliminó en las semifinales y finalmente se proclamó campeón de Liga. Sus números: 13.3 puntos, 5.6 asistencias y 2.9 rebotes de promedio en la competición doméstica y 12.1 puntos, 5.2 asistencias y 2.8 rebotes en la competición europea.