Hace ahora cuatro veranos, en julio de 2017, Fundación Unicaja, propietaria del club cajista, decidió dar un impulso a la cantera creando una sección femenina. Una nueva apuesta por el baloncesto base que se unía al tradicional trabajo con los chicos desde la etapa infantil hasta categoría júnior.

La iniciativa impulsada entonces por la Fundación significó un cambio radical en el día a día en las pistas de Los Guindos, donde el Unicaja reúne ahora a los mejores jugadores y jugadoras de la provincia y algunos de los mejores proyectos del resto de Andalucía, tanto masculinos como femeninos.

La apuesta de la Fundación por el baloncesto femenino ha tardado muy poco tiempo en darle rédito al club. Y es que en solo tres temporadas (la pasada 2019/2020 no tuvo resultados oficiales por culpa de la pandemia), las chicas del Unicaja ya han sido dos veces campeonas de España. Un hito inimaginable cuando echó a andar la sección.

Este pasado viernes, el Unicaja infantil de Javier Pérez de los Reyes se proclamó campeón nacional en Pontevedra con 12 niñas malagueñas en sus filas. Un éxito increíble que sin embargo tiene un precedente porque hace ahora cuatro temporadas, la 17/18, también el Unicaja infantil, entrenado entonces por Alfonso Trujillo, se colgó el oro nacional en el Campeonato de España de la categoría. Dos títulos en tres años.

La verdad es que las chicas se han convertido en el gran referente en las categorías inferiores del club. Para los equipos masculinos es mucho más difícil progresar en los campeonatos nacionales por la presencia de canteras muy poderosas como las del Joventut, el Barça y, sobre todo, el Real Madrid, dominador absoluto en todas las categorías inferiores del básket base nacional con plantillas en las que aparecen muchos de los mejores proyectos de jugadores de toda Europa.

La ausencia de una sección femenina en el Real Madrid (y el Joventut) abre el abanico para que otros equipos puedan tener opciones, algo que el Unicaja ha aprovechado con estos dos títulos en tres temporadas y con presencia del resto de equipos femeninos del club siempre en las fases finales de los campeonatos de España de las distintas categorías. Las cadetes, por ejemplo, juegan estos días el Nacional en Lleida y la próxima semana les tocará el turno a las juniors, que lo harán en Punta Umbria.

El Unicaja infantil ya fue campeón de España en 2018. La Opinión

En un momento de cierta indefinición sobre el proyecto de club de cara al futuro inmediato, lo cierto es que las chicas suponen un gran aval y un aliciente para que la apuesta por la cantera siga siendo firme. El trabajo da sus frutos con títulos, pero también con jugadoras que incluso ya han dado el salto al equipo de Liga Femenina 2. Sofía Arcos, Marta Ortega, Ana Jiménez, Andrea Gutiérrez, Carmen Ruiz, Daniela Ikponmwosa o Noemí Ugochukwu son nombres de canteranas cajistas que ya saben lo que es jugar en el primer equipo, en el caso de Sofi, de Marta y de Ana siendo jugadoras, además, de pleno derecho de la plantilla de LF2.

Es evidente que el trabajo de las chicas, de sus entrenadores, del director técnico Antonio Herrera y del director de la cantera Ramón García va por buen camino. Hay que esperar ahora que el club mantenga su apuesta firme por unos Guindos de los que históricamente han salido grandes jugadores nacionales e internacionales para el baloncesto masculino y que ahora también suena ya a referente en las categorías inferiores del baloncesto femenino español.