¡Por fin! El Unicaja ya ha trasladado de forma oficial una oferta al base Marco Spissu, para que el internacional italiano sea nuevo jugador cajista a partir de la próxima temporada. Después de varios días esperando el ok de la Fundación Unicaja a la operación, el club ha trasladado en las últimas horas a la agencia de representación del todavía base del Dinamo Sassari una oferta para las dos próximas temporadas, 2021/2022 y 2022/2023.

El base italiano de 26 años es el elegido para acompañar a Alberto Díaz en la dirección del equipo verde. Spissu se encuentra en la madurez de su carrera y ha convencido a Fotis Katsikaris y a la dirección deportiva por su excelente dirección y por su visión de juego, alcanzando un máximo de 15 asistencias en un choque europeo del pasado curso. De hecho, acabó la última temporada siendo el máximo asistente de la Basketball Champions League, la nueva competición europea que jugará el Unicaja, con una media de 6.9 pases de canasta por partido, a los que añadió un porcentaje de acierto del 49% desde la línea de 3 puntos.

El base tiene un año más de contrato con su actual club, Dinamo Sassari, pero cuenta con una cláusula de salida inferior a los 100.000 euros que es "asequible" para el club de Los Guindos.

Spissu se encuentra en Tokio preparando los JJOO con la selección de su país y el entendimiento es absoluto con el Unicaja, por lo que el "ok" definitivo a la operación podría llegar en las próximas horas, antes incluso de que arranque la cita olímpica. En todas las partes que participan de la negociación hay optimismo en que esta operación se cierre sin ningún contratiempo, por lo que parece que es solo cuestión de esperar.

Si se convierte en el segundo refuerzo del verano, tras el fichaje confirmado de Jonathan Barreiro, lo hará con una curiosidad añadida: Será el primer jugador nacido en Italia que juegue en el Unicaja en toda la historia del club verde.