Fotis Katsikaris y el Unicaja parecen condenados a resolver su relación laboral por vía judicial. No hay acuerdo entre las partes para su despido y el técnico griego tiene previsto denunciar al club cajista por entender el griego una "alteración de sus funciones laborales" al seguir ligado a la entidad verde, pero no como entrenador de la primera plantilla.

Katsikaris continúa acudiendo a Los Guindos cada día a trabajar a la espera de que se acuerde su finiquito, como apuntó Sur. El heleno firmó el pasado verano con el Unicaja por esta temporada y una más, la 2022-2023, un contrato que quiere cobrar de manera íntegra, motivo por el cual el Unicaja le mantiene en su organigrama, aunque sin ninguna función técnica en relación al primer equipo.

El presidente del Unicaja, Antonio Jesús López Nieto, se refirió este jueves a la situación que vive el club con Fotis Katsikaris durante un acto publicitario del equipo femenino de la Liga Femenina 2. 

«Agradecemos el trabajo de Katsikaris, pero hubo un momento en que hubo que tomar una decisión. Me hubiera gustado que hubiera cumplido su contrato. Él ha firmado su contrato y pretende con todo su derecho cobrarlo y nosotros, con todo nuestro derecho, que lo trabaje entero. Él es entrenador del club y puede que en el futuro tengamos que cambiar de técnico y acudamos a él, que le estamos pagando», aseguró el máximo dirigente cajista.

Para Katsikaris no es una situación nueva esta que se le plantea con el Unicaja ya que también denunció por el mismo motivo al Gran Canaria y por impagos al Bilbao Basket, dos de los equipos ACB que ha entrenado antes de su fichaje el pasado enero de 2021 por el cuadro de Los Guindos.