Kiosco

La Opinión de Málaga

Mercado de fichajes

Unicaja: Dos fichajes decisivos por llegar

El club tiene que firmar todavía un base y un pívot de referencia que serán claves para la competitividad final de la próxima plantilla cajista

Juanma Rodríguez, director deportivo del Unicaja, durante una comparecencia en la sala de prensa del Martín Carpena. UNICAJAB/FOTOPRESS

El Unicaja sigue dando pasos al frente en la configuración de su plantilla. Ya se conocen cuatro fichajes de este mercado estival, que nos dan una idea de cómo puede ser el Unicaja 2022/2023, aunque quedan por definir algunas incorporaciones durante estas próximas semanas que se antojan claves para calibrar la competitividad final real que tendrá el nuevo proyecto verde que dirigirá Ibon Navarro a partir de la primera semana del próximo mes de agosto.

El club ha confirmado hasta ahora tres operaciones. Kendrick Perry fue el primer fichaje. Es un base-escolta que en Málaga jugará en las dos posiciones, pero que salvo que el mercado diga lo contrario estos próximos días, ejercerá más de escolta que de base. Ex del Panathinaikos y del Buducnost la pasada temporada, es un jugador que le dará al equipo más físico en una posición en la que la temporada pasada se echó en falta músculo y defensa.

La segunda incorporación fue la de Nihad Djedovic. El bosnio, tras media vida en el baloncesto alemán, regresa a España tras ser canterano del Barcelona y jugar en la ACB en las filas del Obradoiro. Puede jugar de «2» y de «3», pero su rol será el de alero, compartiendo posición con Jonathan Barreiro. Será el sustituto natural de Axel Bouteille en la plantilla cajista.

El tercer fichaje ya confirmado es el del interior David Kravish. Ex del Galatasaray y con experiencia en la Liga Endesa en el Baxi Manresa, será uno de los pívots de la rotación de Ibon Navarro. Parece un buen complemento que saliendo del banquillo elevará la competitividad en el puesto de «5», en el que el Unicaja ha tenido muchos problemas en estas últimas temporadas.

Osetkowski, el «4,5» del equipo

El cuarto fichaje, todavía no confirmado por el club, pero ya cerrado, es el de Dylan Osetkowski, un jugador que puede jugar de ala-pívot y de pívot, pero que parece que tendrá un papel de «4,5» en la plantilla cajista de esta próxima temporada.

El estadounidense de pasaporte alemán llega desde el Asvel francés y es, quizás, el refuerzo que más ha ilusionado a la «marea verde» hasta la fecha.

Pero después de estos cuatro fichajes, ¿qué queda por venir? Pues hay dos refuerzos que serán decisivos en la configuración de la plantilla. Y es que el Unicaja todavía busca en el mercado un base y un pívot, ambos con el cartel de «presuntos» titulares en el equipo verde de la próxima temporada.

La búsqueda de un base titular es una de las asignaturas pendientes del Unicaja desde hace ya varios años. El último intento fue el de Norris Cole, pero antes llegaron Brian Roberts, Josh Adams, Ray McCallum y otros muchos más que, como él, vinieron como «primer base», pero acabaron todos a la sombra de un Alberto Díaz que terminó siendo el titular y el diferencial del equipo en la dirección.

Se ha hablado estas últimas semanas de Jayson Granger, que está ya descartado porque el club no apostó por hacerle una oferta una vez se desvinculó del Baskonia, y también de Bruno Fitipaldo, que tiene contrato garantizado con el Lenovo Tenerife y su actual club no quiere desprenderse de él.

La dirección deportiva trabaja en otros muchos nombres, consciente Juanma Rodríguez de que es un fichaje clave en este verano. Acertar con el base supondría un paso al frente vital para el proyecto. Parece claro que hay que buscar un jugador con buen físico, con buena actitud defensiva y con visión de juego. Que no sea egoísta y que haga jugar a sus compañeros. No parece necesario que sea un gran anotador, sino un buen director de juego. A priori esto parece que es lo que necesita el equipo en esa posición para complementar a Alberto Díaz. Si se encuentra, el Unicaja 22/23 será un equipo solvente. Seguro.

El otro gran fichaje que queda por hacer es el del pívot titular. Kravish saldrá desde el banquillo y Osetkowski parece que será el «4» de referencia esta próxima temporada. La posición de «center» desde que se fue Gio Shermadini ha sido otro quebradero de cabeza en el Unicaja. Parece claro que para ese puesto se necesita músculo y un físico poderoso para «pegarse» con las «torres» de los equipos rivales. Vamos, lo que vulgarmente se conoce como un «bicho».

A principio del mercado se habló de Ángel Delgado (se ha ido a Turquía) y de Yankuba Sima (del Manresa), que son jugadores de ese perfil. Veremos a ver si el Unicaja encuentra su particular «bestia» para lucir bajo los aros el físico que ha faltado estos últimos años.

Veremos cómo evoluciona el mercado en estos próximos días. Acertar en los fichajes del base y del «center» es una necesidad. Serán dos refuerzos que marcarán la calidad del proyecto del Unicaja 22/23.

Compartir el artículo

stats