Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Basketball Champions League

Unicaja-Levice: Ganar o ganar para jugar la BCL

Los malagueños y los eslovacos se jugarán este domingo a partir de las 12.30 horas en el Martín Carpena un billete para competir en la séptima edición del torneo de la FIBA

El Unicaja, tras su victoria este viernes frente al Heroes Den Bosch en el primer partido en el Martín Carpena. Álex Zea

El Unicaja está a 40 minutos de alcanzar su primer gran objetivo de la temporada: un billete para jugar la Basketball Champions League 2022/2023. Quién lo diría, pero lo cierto es que no es más que una obligación para el club por presupuesto, por historia y por el equipo que ha formado este verano. El 5 de octubre -fecha del hipotético inicio en Europa- ya se vislumbra en el calendario, pero antes hay que jugar y ganar, a partir de las 12.30 horas, la final de la Fase Previa de la BCL frente al Patrioti Levice de Eslovaquia.

El camino ya empezó este viernes con la victoria ante el Heroes Den Bosch (114-58). El equipo atacó, defendió, jugó a un buen baloncesto y dejó sin ninguna idea a su rival de Países Bajos. Ya se ha dado el primer paso, ahora toca el segundo. Y es que la Fase Previa de la BCL ha sido la gran preocupación del club durante todo el verano. El Unicaja fue el primer equipo español en comenzar la pretemporada porque en Los Guindos solo había un objetivo: llegar al 23 de septiembre con el mejor nivel posible. 

Pese a todos los desajustes que se han vivido con las llegadas intermitentes de los internacionales, las sensaciones son bastante buenas porque no hay que olvidar que, al fin y al cabo, el Unicaja es un equipo con 9 incorporaciones y que ha recibido a sus dos últimos jugadores esta misma semana después de ganar el oro continental. De ahí, que Alberto Díaz y Darío Brizuela estén ahora mismo entre algodones y tengan los minutos muy restringidos por parte del cuerpo técnico. Como dijo Ibon Navarro al finalizar el partido, «todavía estamos en fase de construcción, pero ya estamos en competición». Y esta construcción no pinta mal. 

La imagen ofrecida hace unas horas no fue la de un equipo que ha incorporado este verano a casi una decena fichajes, sino que fue la de un grupo que sabe lo que hacer en cada momento y, sobre todo, que quiere definir una identidad agresiva y constante durante los 40 minutos que dura un partido sin atender ni al resultado ni al rival. Algo habitual, sí, pero que no se ve desde hace algunos años en el Martín Carpena. Y eso, al final de todo, es lo que hace vibrar a la «Marea Verde».

Porque si todo va como se intuye, la comunión entre la afición y el equipo va a ser notable. El público ya conoció este viernes a su «nuevo» equipo, ya al completo, y puede ir sacando las primeras conclusiones de lo que se puede espera de los suyos. E ilusión tras el partido había y mucha. 

El Unicaja se encontrará en la última etapa del camino al Patrioti Levice, campeón de Liga en Eslovaquia y de la Copa Alpe Adria esta última temporada. Para llegar a la final de la Fase Previa de la BCL ha tenido que ganar al Egis Kormend de Hungría (79-70) y al Karhu Kauhajoki -el segundo cabeza de serie- (57-81) en un partido en el que ganaron con rotundidad y que resultó ser la gran sorpresa en el grupo cajista. 

Los eslovacos llegan con más rodaje, pero también con mucha más carga porque es un equipo en el que hay una rotación de 7 u 8 jugadores. Y ahí, además de en el talento, es donde el Unicaja debe sacar ventaja con su gran fondo de armario. No obstante, hay algunos rivales a los que habrá que vigilar con especial atención. Uno de ellos es el ala-pívot Deshawn Freeman que ha promediado en los dos encuentros 18 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 26 de valoración. A él se unen el base Drasko Knezevic, el escolta Miha Lapornik y el alero Ben Kovac como grandes peligros. 

Así que solo queda refrendar la condición de favorito. El Unicaja tiene que estar el próximo 5 de octubre en su segunda temporada de la Basketball Champions League y para ello solo hay un camino: ganar o ganar. Quedan 40 minutos para hacerlo posible. El Patrioti Levice es el último escalón para alcanzar el primer objetivo de la temporada. Ahora toca hablar en la pista. Europa ya espera.

Compartir el artículo

stats