Unicaja y Betis se citan esta matinal dominical en el Carpena (12.30 horas) para jugar un derbi que el equipo de Ibon Navarro debe aprovechar para equilibrar su balance de victorias y derrotas en la clasificación (2-3, tras las primeras cinco jornadas) y para subir puestos hacia las siete primeras plazas, las que darán billete para jugar en febrero la Copa del Rey de Badalona 2023.

No es por meter presión, pero ojito que el margen de error es mínimo para amarrar un hueco en la zona noble de la Liga. El Unicaja está jugando bien, con lagunas, pero dando una imagen buena que debe certificar con varias victorias seguidas que le den un empujón hacia arriba en la clasificación.

Hacer del Carpena un fortín debe ser una obligación. Este domingo llega el Betis y el próximo, el Granada. Dos derbis andaluces que pueden ser decisivos para que el equipo encare el esprint final de la primera vuelta en una posición de privilegio.

Navarro desveló en su última rueda de prensa que Carter ha pasado por problemas médicos y que ni Darío Brizuela ni David Kravish están al cien por cien físicamente. Es muy probable que los tres puedan jugar ante el Betis, aunque no lo hagan en plenitud de condiciones. Cualquier ayuda, desde luego, será buena para encarar un derbi en el que toda la presión por ganar está del lado de los cajistas.

Shannon Evans, el máximo anotador de esta Liga, el máximo asistente de esta Liga y el máximo recuperador de balones de la Liga es la gran amenaza de un equipo rival que con un balance de 1-4 en la clasificación no es que llegue a este partido en su mejor momento deportivo.

La verdad es que el base-escolta estadounidense con pasaporte cotonú ha comenzado la temporada a un nivel muy alto. Anota 22,8 puntos por encuentro, reparte 6,4 pases de canasta y recupera 2,6 balones, unos números que le convierten en el 2º jugador más valorado de la liga, con 23 créditos por choque. Además ya ha sido designado Jugador de la Jornada 3, en la que consiguió 27 puntos y 9 asistencias para 33 de valoración.

Más allá de Evans, los dirigidos por Luis Casimiro cuentan con los puntos de los exteriores BJ Johnson (12,8 tantos, 6 rebotes) y Rodions Kurucs (7,6 puntos, 4,2 rebotes), los triples de consumados tiradores como Dairis Bertans (4,6 puntos y 1 triple) y Aleksandar Cvetkovic (4 puntos y 1,2 triples), además de la intimidación del pívot Georgios Tsalmpouris (7,6 puntos, 2,4 rebotes) y experiencia de Eulis Báez (1,5 puntos, 5 rebotes).

Aparte, poseen la aportación de varios ex del Unicaja, como son el pívot Volodymyr Gerun (6,6 puntos y 5,2 rebotes), y los ex canteranos Pepe Pozas (2 puntos, 0,8 asistencia) y Pablo Almazán, capitán del equipo. Estará ausente esta vez por lesión el pívot Yannick Nzosa, cedido por el Unicaja esta temporada, que está en la fase final de la recuperación de una lesión muscular que le tiene inédito en lo que va de temporada.

Independientemente de las buenas cosas del rival, el Unicaja es favorito. Juega en casa, tiene más fondo de armario que su rival y un plantel con mucho más talento. Los de Ibon Navarro, eso sí, deberán mejorar sus porcentajes de acierto respecto al partido de Badalona, deberán hacerse fuertes en la lucha por el rebote y necesitarán minimizar esas lagunas en defensa que a veces le cuestan demasiados puntos por parte del rival.

La cita es este domingo, 30 de octubre, desde las 12.30 horas (ojo al cambio de hora de esta madrugada). Es un partido importante y está prohibido fallar.