Las comunidades autónomas apuestan por la presencialidad en todas las etapas educativas el próximo curso escolar con el profesorado vacunado, pero discrepan en algunas medidas para evitar los contagios por Covid-19, como son las distancia de seguridad interpersonal que se debe mantener en 1,5 metros, pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros.

Los consejeros del ramo y la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, se reunirán mañana miércoles en un encuentro de carácter extraordinario para repasar el protocolo acordado el pasado mayo sobre el próximo curso escolar y las medidas que toman las distintas comunidades en función de la tasa de incidencia del Covid-19, y abordar el inicio del curso escolar. Alegría toma así el testigo de su antecesora en el cargo, Isabel Celaá, que fue la que negoció estas medidas.

En este escenario, las comunidades ya perfilan el inicio del curso. Andalucía, por ejemplo, mantiene los protocolos que han permitido «el éxito del curso escolar que acaba de finalizar, reforzando la apuesta por la presencialidad», con medidas como una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros por parte del alumnado cuando se desplacen por el centro o estén fuera del aula.

En la Comunidad de Madrid los centros se mantendrán abiertos durante todo el curso, siempre que la situación epidemiológica lo permita, la enseñanza será presencial y la distancia de al menos 1,5 metros.

En el País Vasco, se han trabajado «varios escenarios para ver cuál es el más adecuado aplicar» cuando se inicie el curso.

Cataluña no contempla ningún cambio respecto al documento de mayo, que contenía dos ideas principales: se revisa el uso de mascarilla en Primaria (para los alumnos mayores se mantiene y para los más pequeños seguirá sin ser obligatoria) y se elimina la distancia de seguridad en el interior del grupo burbuja.

El curso escolar en Cantabria arrancará con un protocolo «bastante similar» al anterior. La consejera cántabra de Educación, Marina Lombó (PRC), ha dicho que «no prevé» tener que hacer cambios porque se han adoptado medidas «estrictas» al inicio, que se espera poder ir relajando.

Desde Navarra, el consejero de Educación, Carlos Gimeno, avanzaba la pasada semana una propuesta de protocolo que asegura una modalidad educativa presencial, pero crea un procedimiento flexible que «garantizará la vuelta a la normalidad si los datos epidemiológicos lo permiten».

El protocolo establece que el curso comenzará en Navarra con jornada continua por las mañanas en Educación Infantil y Primaria, ESO, Bachillerato y FP. Además, Navarra mantendrá los refuerzos educativos aplicados este curso, manteniendo la ratio de 20 escolares en Educación Infantil.

Extremadura también seguirá apostando el próximo curso por la «máxima presencialidad» en todas las enseñanzas.

Por su parte, la Consejería de Educación de Murcia ha indicado que «está analizando la Ley Orgánica con el fin de asumir los cambios mínimos que esta exige en su ordenamiento jurídico».

En Asturias, la consejera de Educación, Lydia Espina, ha confirmado que habrá cien por cien de enseñanza presencial en todos los niveles educativos y ha dicho que confía en que el próximo curso sea «lo más normalizado posible», ya que los niños de 12 años ya se están vacunando.

Respecto a la Comunidad Valenciana, el curso arrancará con 5.000 docentes extra que se incorporarán las aulas con el objetivo de que la atención sea «más individualizada». Mientras, el curso empezará en La Rioja presencial y con la novedad de que el primer día de clase, los alumnos recibirán Educación para la Salud para posibilitar una correcta higiene de manos y respiratoria, y el uso adecuado de la mascarilla.

Medidas suficientes

Castilla y León no ve «urgente» replantearse la vuelta a las aulas en septiembre porque las medidas de seguridad son «suficientes». Se mantendrá una distancia de al menos 1,5 metros y será obligatorio la mascarilla desde los 6 años.

En Galicia, se mantienen los ‘grupos burbuja’ para Primaria e Infantil y la distancia de 1,2 metros -anteriormente, era de 1,5- en el caso de Secundaria.

Los alumnos de Aragón acudirán de manera presencial a las aulas y se recuperarán espacios como las bibliotecas y materiales de uso común. El uso obligatorio de las mascarillas se mantendrá en interiores a partir de los 6 años y en el exterior, salvo para el deporte. En Canarias se reforzará la plantilla de profesorado y seguirán aplicando medidas frente a la Covid.

Por su parte, la ministra de Educación apuesta por la presencialidad en todas las etapas y descarta imponer a los profesores la obligatoriedad de vacunarse debido al elevado porcentaje que lo ha hecho ya. Por otra parte, el Ministerio ha pedido que se mantenga el profesorado que fue contratado como refuerzo.