Los grupos del Parlamento andaluz coincidieron ayer en defender la permanencia de la sede social de Unicaja en Andalucía, concretamente en Málaga.

Los portavoces de los grupos parlamentarios se pronunciaron en ese sentido tras ser preguntados por el hecho de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, avisara el martes de que su Gobierno va a «utilizar todos los instrumentos que estén a su alcance» para impedir que la «sede social» de Unicaja «salga de Andalucía y, por tanto, de Málaga».

La portavoz adjunta del PSOE en el Parlamento de Andalucía, María Márquez, defendió la permanencia de la sede de Unicaja en Málaga, como se recoge en el contrato de fusión, y consideró «irresponsable» que Moreno instara a la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, a evaluar la idoneidad de Braulio Medel como presidente de la Fundación Unicaja. Así, anunció que su grupo se abstendrá en la proposición no de Ley de Unidas Podemos sobre Unicaja que se debatirá hoy.

Márquez acusó a Moreno de «generar una alarma innecesaria» sobre Unicaja y calificó de «irresponsable» que cree «dudas», ya que defendió que el acuerdo de la fusión con Liberbank estipula que la sede social permanecerá en Málaga. Además, el PSOE considera que es «una irresponsabilidad» por parte de Moreno «la confrontación» con el Gobierno central «cuando todo el mundo sabe que hay un procedimiento que se tiene que desarrollar y después ya veremos las conclusiones».

Por su parte, el portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, reclamó que Unicaja siga manteniendo su sede social en Málaga y que mantenga la actividad, sin que haya «un vacío de contenido de los servicios y trabajos», y que la dirección de la entidad bancaria «deje de ser un foco de conflicto».

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, apoyó la afirmación de Moreno porque les preocupa que Unicaja «deje de estar en Andalucía».

Por su parte, el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, apeló ayer a la «generosidad» y «sentido común» con respecto al «fuego cruzado» de declaraciones en Unicaja, toda vez que destacó que espera que la entidad financiera tome decisiones «por el bien de la entidad».

Bendodo indicó que «cuando pase este ruido», espera que se puedan tomar decisiones «que sirvan como ejemplo de generosidad y de dar pasos a un lado» para «retomar el impulso» de la quinta entidad financiera de España con sede en Andalucía.

Desde Málaga, el alcalde, Francisco de la Torre, consideró «lógico y natural» que se trate de mantener a la Fundación Unicaja en una «línea de fidelidad o lealtad» con la entidad bancaria de origen de Unicaja Banco, que era la «mayoritaria» en la fusión con Liberbank.

El regidor ha revelado que el pasado lunes se comunicó por Whatsapp con Nadia Calviño, para interesarse por los avances en relación a la Fundación Unicaja, y ésta le trasladó que seguía «en ello» y él entendió que habrá «noticias pronto». Calviño reconoció hace unas semanas que el Banco Central Europeo y el Banco de España están «muy preocupados por la deriva en la gobernanza» de Unicaja Banco, y añadió que analizaban cuáles serían los instrumentos más oportunos para «encarrilar» la situación.

Preguntado si Medel debe dar un paso al lado, De la Torre señaló que «si el Protectorado habla de que no hay una idoneidad, es obvio que lo dará el mismo», si bien matizó que no quiere «dar la impresión de empujar en ningún sentido».