Kiosco

La Opinión de Málaga

Congreso del PP

El día que le cambió la vida a Elías Bendodo

El 'fichaje estrella' de Feijóo nunca olvidará el 1 de abril de 2022. En cuestión de horas, se activó un proceso a medio plazo para que el malagueño se dedique en exclusiva a la política nacional

Feijóo y Bendodo derrochan complicidad bajo la mirada de Cuca Gamarra.

El primer día del Congreso Nacional del PP le cambió la vida a Elías Bendodo. El 'fichaje estrella' de Alberto Núñez Feijóo nunca olvidará ese viernes 1 de abril de 2022. En cuestión de horas, se activó un proceso a medio plazo para que el malagueño se dedique en exclusiva a la política nacional y secunde al gallego en la carrera que tiene como horizonte el madrileño Palacio de La Moncloa. Esta hoja de ruta obligará al nuevo coordinador general de los populares a ir dejando paulatinamente sus responsabilidades en la Junta de Andalucía, hasta el punto de no repetir tras los comicios regionales en una hipotética reedición del Gobierno. Y también tendrá que abandonar sus cometidos orgánicos como presidente del PP de Málaga.  

El melón lo abrió Feijóo ese mismo viernes, cuando en el discurso vespertino de presentación de su candidatura dio a entender que Bendodo tendría que ir descargándose de sus funciones actuales para entregarse a la que él le ha encomendado: "Es una de las figuras más conocidas y que mejor conoce nuestro partido. Empezó por el principio, como concejal, fue presidente de la Diputación y fue presidente del PP de Málaga, no sé si fue o todavía es, eso que lo hable con Juanma", apuntó el gallego. Esa misma noche, un par de horas después del 'toque' de Feijóo, Juanma Moreno aireó el plan que le llevará a 'sacrificar' a su mano derecha para que se entregue en cuerpo y alma al nuevo proyecto nacional del 'partido de la gaviota'. 

En una entrevista concedida a Onda Cero, el presidente andaluz dijo en primer lugar que a Elías Bendodo se lo quitan "a medias" y, a renglón seguido, admitió que su lugarteniente solo va a compatibilizar la coordinación general con el Gobierno andaluz "hasta las elecciones autonómicas". "Evidentemente, después de las elecciones autonómicas y si tenemos la suerte de seguir gobernando Andalucía, él ya no repetirá; es una responsabilidad muy exclusiva".

De las declaraciones más recientes de Moreno, se desprende igualmente esa alianza 'gallego-andaluza' que está moviendo los hilos del nuevo Partido Popular: "Alberto se ha echado a las espaldas una responsabilidad muy importante y todos tenemos que echar una mano, yo fui uno de los que lo animó cuando llegó la crisis a dar ese paso y me siento corresponsable; y si él me pide que le eche un cable con una parte de mi equipo, lo que tenemos que hacer es ayudarle entre todos".

La apuesta de Feijóo por Bendodo incluiría -aunque de forma más progresiva para que Moreno no se quede sin su empuje mediático y negociador en la antesala de las elecciones andaluzas- la mudanza definitiva del malagueño a Madrid. Quizás por eso, por la cercanía de los comicios regionales, ha sido el elegido para la figura ahora recuperada de la coordinación general y no para la secretaría general, aunque tras convocarse el congreso extraordinario ya empezó a decirse que el líder orensano estaba empeñado en que Bendodo ocupara la vacante de Teodoro García Egea.

Sin las ataduras inmediatas a la madrileña calle Génova que le exigiría la vitola de 'número 2', Bendodo se dedicará en los próximos meses a "esa primera meta volante" de las urnas sureñas a la que se refirió como actual prioridad el viernes, cuando su ascenso lo convirtió en el político más buscado por los periodistas desplazados al cónclave hispalense. Dado que Feijóo irá 'partido a partido' y que la primera asignatura de los deberes de la dirección nacional es la de lograr una amplia mayoría en Andalucía, se ha buscado un equilibrio que mantendrá al coordinador general al frente de este primer objetivo autonómico antes de que asuma la dedicación exclusiva requerida por el gallego.

Lo que queda claro es que Feijóo le ha pedido Bendodo a Moreno, y el presidente andaluz se lo ha dado con el orgullo de que el 'centro-derecha' quiera exportar para su asalto a La Moncloa el modelo del Gobierno andaluz del cambio. 

A partir de ahora, otra cuestión a abordar será la de la fórmula que se emplee para articular la transición de Bendodo desde el Palacio de San Telmo hasta calle Génova. Los comicios andaluces serán dentro de varios meses -a finales de junio o en octubre- y una vez se hayan celebrando seguirá faltando más de un año para las elecciones generales. Esto alimenta la posibilidad -admitida por el entorno de Juanma Moreno- de que Bendodo vaya en las listas de las andaluzas e inicialmente ejerza de diputado autonómico, pero sin responsabilidades en el Ejecutivo autonómico si el PP ganara con solvencia las elecciones tal y como vaticinan las encuestas.

El viaje paulatino hacia la política nacional que aguarda a Bendodo quedó de manifiesto el sábado en la intervención en el congreso de Juanma Moreno, quien con la 'moderada' retranca que le caracteriza dijo que su 'mano derecha' será "un coordinador general que lo va a hacer bien, pero que muy bien". "Por la cuenta que le trae, porque como no lo haga muy bien, tú sabrás", añadió el presidente andaluz. Esta salida de Moreno ha sido a la postre atribuida por los entornos de sendos políticos a la complicidad que los une, con el convencimiento de que en el planteamiento de que Bendodo salte a Madrid ambos han ido nuevamente de la mano, como han hecho desde que hace un cuarto de siglo se conocieron en Nuevas Generaciones. 

Al mismo tiempo, todo lo acontecido en las últimas horas remite al lenguaje empleado -también con cierto humor- por otro político moderado, por el propio Feijóo, el pasado 19 de marzo durante su mitin de la campaña previa a la presidencia nacional celebrado en Torremolinos: "Aquí en Andalucía tenemos a dirigentes con la agudeza de un personaje como Elías, cuidado con Elías...". Dicho quedó por el nuevo gurú orensano del PP con palabras que, en clave, incluían al malagueño en la peregrinación a calle Génova desde ambos extremos del mapa ibérico de la que se está nutriendo la renovación de la fuerza política de la gaviota.    

Compartir el artículo

stats