Kiosco

La Opinión de Málaga

Sucesos

Uno de los acusados de asesinar al Maradona y al Zocato sale de la cárcel tras pagar 20.000 euros de fianza

Las dudas sobre la conexión del hermano de Amir Mekky con el piso de Estepona y los dos coches usados durante los crímenes facilitan su libertad - Otro de los cuatro procesados también podrá salir de prisión si abona los 30.000 euros que exige el juez

Un agente trabaja en la escena del asesinato de David Ávila. | L.O.

Uno de los principales procesados por los asesinatos de David Ávila (el Maradona) y Sofian Ahmed Barrak (el Zocato) se encuentra en libertad provisional tras abonar una fianza de 20.000 euros, mientras que otro de los acusados también podrá salir de prisión en cuanto abone los 30.000 euros de garantía que le exige el juez, algo que hasta el pasado miércoles no había ocurrido. Según ha podido saber La Opinión, el hombre que ya está en la calle es Fakhry Mekky, el único del grupo que no tiene la nacionalidad sueca (es danés) y hermano del supuesto cabecilla de la banda, Amir. El que está pendiente del pago es Karim Abdul, hermano del hombre al que la investigación atribuye la ejecución a tiros de las dos víctimas.

La Fiscalía se ha opuesto a la medida, ya que pide para los cuatro principales procesados la prisión permanente revisable

decoration

Fuentes judiciales han confirmado que los autos que acordaban la posibilidad de acceder a la libertad se firmaron el 3 de mayo y que el primero abandonó la prisión al día siguiente, previo pago de la fianza. Y que esta pasada semana, el lunes 9 de mayo, se dictó otra resolución que prorrogaba la prisión provisional para Amir hasta el 5 de junio de 2024. Como ya adelantara este diario en febrero, la Fiscalía, que se ha opuesto a las liberaciones, atribuye el mismo nivel de autoría a los cuatro y pide para ellos prisión permanente revisable por el doble asesinato y tenencia ilícita de armas. Otras tres personas se enfrentan a 12 años de prisión cada una por complicidad en el crimen de Ávila, el mismo delito y pena que piden para un octavo procesado por el de Sofian. El juicio con jurado está previsto que se celebre entre el 19 de septiembre y el 21 de octubre de este año.

La puesta en libertad tiene condiciones: retirada del pasaporte; prohibición de salir del país; obligación de comparecer ante la autoridad judicial diariamente; comunicar un domicilio en España y un posible cambio del mismo. Cualquier incumplimiento podría suponer el regreso a la cárcel. Aunque las fuentes no han podido trasladar las razones en las que se basan dichos autos, este periódico ha podido saber que, en el caso de Fakhry, que ha sumado tres años y cinco meses de prisión preventiva, el presidente del Tribunal del Jurado habría tenido en cuenta unos argumentos de la defensa que podrían debilitar su participación en la planificación y ejecución de ambos crímenes.

Los principales se refieren a la vivienda en la que su hermano y los otros dos procesados vivían cuando se produjeron los crímenes y los dos coches que habrían usado para conseguirlo. En los tres casos habían sido alquilados a nombre de Fakhry, pero este habría alegado que el apartamento de la urbanización de Cortijo del Mar (Estepona) lo alquiló en septiembre de 2017 (ocho meses antes del crimen de Ávila) y él se mudó a Nueva Andalucía (Marbella) en marzo de 2018 para vivir cerca del restaurante que iba a abrir en la zona, ya que no tenía carné de conducir y quería evitar los desplazamientos entre ambos municipios. Esta versión, que habría corroborado un cocinero del establecimiento, añade que esto impide situar con toda certeza al acusado en la vivienda de Cortijo del Mar los días coetáneos a ambos crímenes. En cuanto a los coches, la defensa esgrime que Fakhry dejó sus datos y pagó la factura para el alquiler de un Volkswagen Polo, pero fue para que su expareja pudiera llevarle desde el piso de Cortijo del Mar a Nueva Andalucía cuando todavía vivía en Estepona. Y que cuando se mudó a Marbella, al no necesitar el vehículo como antes, este comenzó a usarlo su hermano Amir durante sus visitas ocasionales a la Costa del Sol. Sobre el Peugeot 208, alquilado en junio de 2018, casi dos meses antes de que fuera supuestamente utilizado para seguir a Sofian Mohamed, habrían alegado que no hay pruebas que demuestren que prestó el vehículo a sabiendas de que iba a ser utilizado para vigilar a la víctima.

El Maradona fue asesinado el 12 de mayo de 2018 cuando se marchaba con su familia de la primera comunión que uno de sus hijos acababa de hacer en la iglesia Virgen del Rocío de San Pedro Alcántara. La investigación considera que Ahmad Abdul, mano derecha de Amir, aprovechó el momento en que la familia se subía al coche para ejecutarlo a tiros y huyó en una moto Yamaha TMAX que había aparcado en la misma calle hasta la vivienda alquilada a nombre de Fakhry. El segundo crimen ocurrió la madrugada del 20 de agosto en la zona de El Campanario de Estepona. Tras haber estado en Puerto Banús con Amir Mekky, Sofian Ahmed Barrak regresó en taxi a su casa a las 3.03 horas y minutos después salió para accionar la puerta de un coche. En ese momento, según la Fiscalía, el mismo hombre que disparó a Maradona y que acechaba al Zocato lo mató de nueve balazos del mismo calibre que usó con Ávila. Esta versión añade que el autor huyó en bici y se refugió en la vivienda en la que residía con su hermano Karim y su amigo Amir, a escasos 500 metros del lugar del crimen.

Compartir el artículo

stats