Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Festivales

Mijas busca su hueco en la agenda festivalera para despedir el verano

Cala Mijas nace el jueves, 1 de septiembre, como una opción para desestacionalizar el panorama de festivales de música y lo hace aportando un cartel de impresión

El grupo británico Arctic Monkeys actuará en el festival Cala Mijas La Opinión

A punto estamos de estrenar septiembre, el mes en que Málaga se la va a jugar en el hipersaturado panorama festivalero nacional con los debuts de dos citas de lo más ambiciosas. Así, entre los días 8 y 10, nos espera el Andalucía Big, que, lamentablemente, ha quedado algo deslustrado por diversas polémicas (entre otras, el cambio de emplazamiento, la subvención millonaria de la Junta de Andalucía a la organización, la muy limitada devolución de entradas tras la caída de cartel de Rage Against The Machine). Antes, este mismo jueves, Cala Mijas abrirá sus puertas, siguiendo los ejemplos de localidades costasoleñas en busca de macroeventos (Starlite de Marbella, el Marenostrum fuengiroleño o el Weekend Beach Festival de Torre del Mar). Mijas busca hacerse un hueco, y con argumentos: Arctic Monkeys (ayer estrenaron el primer adelanto de su esperado nuevo disco, 'The car'), Kraftwerk, Nick Cave, Nathy Peluso, Love of Lesbian, The Chemical Brothers, James Blake, Liam Gallagher son los nombres de peso que pueblan el cartel de estos tres días de música que persiguen ser, en palabras de sus organizadores, «el cierre perfecto para tus vacaciones». Y, atención, a precios bastante populares: el abono para los tres días cuesta 160 euros; la entrada para una sola jornada, 70.

Como pueden comprobar, los programadores han optado por diseñar un festival para todo tipo de públicos, desde los ávidos consumidores de pop británico de tendencias, pasando por los veteranos del techno (cuando se escribía con h), los paladares exigentes y omnívoros (Bonobo, Róisín Murphy, los seguidores del indie de masas, nombres de popularidad contrastada del lo alternativo y alrededores de la escena patria, y algún que otro nombre de la vanguardia popular latina (Bomba Estéreo). Y, claro, contando con las playas y el encanto de uno de los pueblos más hermosos y singulares de la Costa del Sol todo supone una apuesta segura, redonda.

«Cala Mijas es un proyecto muy estudiado y trabajado y ha llegado para quedarse, puesto que nosotros hemos firmado ya cinco ediciones del festival. Es una apuesta a largo plazo que está por encima de cambios políticos», comentó hace unos meses a este periódico Josele González, alcalde de la localidad, quien asumió como compromiso electoral la realización de una cita de estas características como reclamo turístico y económico. «Como mínimo vamos a albergar a 50.000 personas y eso va a revolucionar sin duda alguna el comercio, la hostelería, los hoteles, todo el segmento turístico del municipio y en temporada», argumentó el regidor.

Para ello, el Ayuntamiento se ha aliado con Last Tour International, una promotora vasca con notables éxitos en su currículum en el cada vez más complicado panorama festivalero (Azkena Rock y Bilbao BBK Live, sobre todos).

El festival Cala Mijas se celebra en el recinto Sonora Mijas, que cuenta con una superficie de 150.000 metros cuadrados y con una capacidad para albergar a 50.000 personas cada día. La organización ha preparado el recinto en tan solo seis meses, teniendo «siempre presente y como prioridad el compromiso con la Agenda 2030», aseguran. Y dos asuntos importantes en otro sentido: la contratación km0 (se ha contado con trabajadores locales) y el sistema de abono cashless (el público podrá realizar todos los pagos del festival con un simple giro de muñeca gracias a la tecnología integrada en las pulseras inteligentes). 

Como ven, difícil imaginar una mejor manera de decirle adiós al verano que Cala Mijas.

Compartir el artículo

stats