La segunda jornada del Andalucía Costa del Sol Open de España tuvo novedades en la clasificación con Cayetana Fernández, que con una vuelta de 65 golpes (-8), se ha encaramado a lo más alto de la clasificación con un total de 135 golpes (-11), uno de ventaja sobre Linn Grant, líder de la Race to Costa del Sol.

«Ese torneo me enseñó mucho, me ayudó a gestionar que haya mucha gente siguiéndote, que haya cámaras alrededor, y también me sirvió para no ponerme nerviosa al jugar con jugadoras profesionales, que son mis ídolos», explicó la jugadora.

Con una vuelta con ocho birdies y carente totalmente de bogeys, Cayetana Fernández no dudó en calificarla como «casi perfecta, sobre todo con el putt, y ya el remate ha sido acabar con birdie en el hoyo 18. No puedo poner ninguna pega a esta jornada, con mi hermana de caddie, mi madre y mi entrenador siguiéndome… Ha sido un día perfecto».

A pesar de que Fernández reconoció que ha llegado a Villa Padierna «con mucha confianza después de varias semanas jugando bien, nunca te esperas hacer una vuelta tan buena, sobre todo en un campo tan exigente».

El gran día de la joven madrileña eclipsó a Paula Martín, otra jugadora amateur que está teniendo un buen torneo y comparte posición con Carlota Ciganda, con un total de 140 golpes (-6).

Paula Martín mejoró el registro del primer día con una vuelta de 69 golpes (-4), y no se vino abajo al entregar un bogey en el primer hoyo, de hecho, ese fue su único error a lo largo del día.

A quien si penalizaron los fallos, y mucho, fue a Carlota Ciganda, en una ronda en la que tras luchas como gato panza arriba firmó 73 golpes. Sin embargo, la navarra prefirió ver el vaso medio lleno y se quedó con lo positivo: «He hecho 11 birdies en 18 hoyos en las dos rondas, si consigo quitar lo malo y céntrame en lo bueno, creo que puedo tener opciones el domingo”.

La malagueña Azahara Muñoz bajó un peldaño con respecto al día anterior, con una tarjeta de 72 golpes (-1) y un total de 141 (-5). La costasoleña responsabilizaba de ello a su juego con el putt: «Este campo es muy técnico y no permite fallos, y los greenes son muy rápidos y movidos, pero eso no es ninguna excusa. Soy yo, que no estoy pateando bien», reconoció.

Aunque se ve con opciones de cara a la recta final del campeonato. «Si me funciona el putt, creo que puedo estar arriba», declaró antes de dirigirse al practicar en el putting green.