Chinitas actualmente es un pasaje malagueño, pero también fue un café, cuna de los grandes entre los grandes del siglo XX, donde se reunían la flor y nata del momento. Personalidades como Federico García Lorca, Salvador Dalí o Pablo Picasso terminaron por catapultar al más sonado éxito al Café de Chinitas.

Este blanco suave y abocado es un vino que respira el aire de Andalucía y a la vez es un homenaje a todo el arte que desprende Málaga, sus gentes y calles. Con corazón solidario ya que dona un porcentaje de sus beneficios a la ONG Nuevo Futuro de Málaga, degustar Chinitas significa contribuir a un mundo mejor.

Concebido para todos aquellos amantes del vino que no son expertos, pero que disfrutan de la artesanía y exclusividad que ofrece un vino 100% malagueño.

De fácil maridaje, con Chinitas se puede degustar por igual una ensalada, marisco, pescado o arroces. De su nota de cata podemos decir que tiene un sabor perfectamente equilibrado entre la acidez y el dulzor natural de la uva moscatel con que se elabora.

Sobre los lugares donde ya podemos encontrarlo, podemos decir que Chinitas ya está presente en una gran mayoría de los restaurantes de Málaga con más solera.